Ocho meses de prisión y 2.600 euros de multa por usar vales falsificados en unos salones recreativos

Ocho meses de cárcel y 20.000 yuans de multa, lo que aproximadamente equivale a 2.600 euros. Sin pasar por la casilla de salida y sin cobrar las 20.000 pesetas, esa es la condena que ha recibido una mujer china por querer emplear vales falsificados en unos salones recreativos públicos, según leemos en Kotaku.

La mujer, Zhang Lili, que para darle un tono más sórdido a la historia es una divorciada de 34 años, pasaba las horas muertas en los recreativos de su localidad en Sanmenxian llenando el vacío de su vida, hasta que se dio cuenta de que estaba dejando una auténtica fortuna en una de las máquinas, sintiendo predilección en concreto por un juego de pesca. Zhang descubrió en Internet una página de cuestionable reputación donde podía conseguir copias de los vales que solicitaba en el salón para poder usar las máquinas, y se decidió a intentarlo.

Pero a Zhang se le fue la mano: pidió 30.000 de estos vales y comenzó a usarlos indiscriminadamente, algo que al final llamó la atención de los responsables del local. Lo asombroso es que llegó a usar casi 20.000 de sus falsificaciones antes de ser descubierta, ocasionando pérdidas para el negocio de cerca de 1.500 euros. Eso sí que puede llamarse vicio.

Publicaciones relacionadas

Cerrar