La OMS reconoce oficialmente la adicción a videojuegos como un trastorno mental

Se sumará a la Clasificación Internacional de Enfermedades a partir de enero de 2022

mando y consola Super Mario

Tras la batalla por las cajas de botín, los micropagos y la agresividad, el ocio electrónico tendrá que cargar con un estigma más tras la votación de la Organización Mundial de la Salud para incluir en su índice de enfermedades la adicción a los videojuegos como un trastorno más. A lo largo de esta semana se planteó finalmente la votación en la que 194 países han participado y cuya mayoría ha acabado con la inclusión del «trastorno por videojuegos» en la Clasificación Internacional de Enfermedades. De hecho, ayer se celebró la 72ª Asamblea Mundial de la Salud donde se anunció y se hizo oficial la decisión a la que se había llegado.

Según la OMS, ese desorden mental se describe como «un patrón de comportamiento caracterizado por un control deficiente sobre el juego, aumentando la prioridad que se le da al juego sobre otras actividades, intereses y actividades diarias, y la continuación o aumento de su uso a pesar de las consecuencias negativas que se dan». Al mismo tiempo, la organización indica que, para ser diagnosticada esta enfermedad, se debe dar un patrón de conducta lo suficientemente severo que afecte a otras áreas como la familiar, la social o la académica en un periodo de unos 12 meses. El «trastorno por videojuegos» se incluirá en el CEI a partir del 1 de enero de 2022 y esto hará que se creen programas para combatirlo así como métodos para tratarlo.

Juan Pedro Prat

Periodista. Siempre llevo a mano un Poké Ball por lo que pueda pasar. Combino mi pasión por escribir con la de diseñar, aunque no se me da muy bien. Intento siempre aprender de todos los que me rodean.

Publicaciones relacionadas

Cerrar