Opinar en un grupo público de WhatsApp puede ser constitutivo de delito de odio

Opinar en un grupo público de WhatsApp puede ser constitutivo de delito de odio

Si eres del tipo de gente que habla sin tapujos por WhatsApp y a quien no le preocupa mantener las formas y la corrección política en un grupo de gente que no conoce, quizá quieras considerar refrenarte un poco, porque hay un antecedente que puede ser delicado. Eso, o bien abandonar el grupo sin que nadie se entere antes de meterte en un lío, porque añadir a usuarios sin permiso no es el único problema legal que se puede generar en un chat de Whatsapp. Ahora, si se dan las circunstancias, puede incurrirse en un delito de odio.

El Mundo se hace eco del caso de los 3 polícias locales que en un grupo de WhatsApp integrado por unos 200 usuarios llamaron a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, «vejestorio«, además de lamentar que no muriera en el atentado de Atocha de 1977 o lanzar loas y ensalzar a Hitler. La legislación no está bien definida e estos terrenos de las nuevas tecnologías, y como en muchos otros casos queda a la interpretación de las leyes por parte de un magistrado. En este caso se ha entendido que había un público para estas declaraciones y que, por tanto, había motivos para considerar un delito de odio.

Claro está, esto es un caso bastante especial. En grupos cerrados y personales compuestos por personas cercanas, la privacidad se consideraría de otro modo. En cambio, en un grupo público al que, en principio, es susceptible de acceder cualquiera, tus palabras te pueden meter en un brete.

Los estamentos jurídicos, sin embargo, no parecen ponerse de acuerdo en cómo tratar estos temas. ¿Crees que habría que legislar el uso de este tipo de grupos?

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar