OPINIÓN: ¿Potencia o nostalgia?

OPINIÓN: ¿Potencia, o nostalgia?

A través del E3 de este año hemos podido descubrir muchos de los nuevos avances que irán llegando en el mundo de los videojuegos. Avances que pasan por consolas mucho más potentes, o que nos ofrecen experiencias de juegos totalmente distintas a lo que estamos acostumbrados. Porque durante la gala de Los Ángeles de este año no solo pudimos descubrir la impresionante nueva máquina de Microsoft, Xbox One X, que sirve como nueva actualización para la consola que se lanzó en 2013, después del modelo S de Xbox One.

Ya que, a pesar de llevar entre nosotros algo de tiempo, PlayStation VR también se dio a conocer de forma más oficial gracias a los nuevos juegos de esta plataforma que pudieron verse en la feria. Algo muy similar a lo que ocurrió con PlayStation 4 Pro, que por mucho que desde Microsoft no quieran verla como principal competidora de Xbox One X, detalló de forma bastante ambigua que es una de las opciones preferidas entre los jugadores a la hora de buscar una experiencia de juego más notable.

No obstante, aunque de Xbox One X todavía no podemos hablar hasta no conocer su acogida, pues recordemos que tiene pendiente su lanzamiento para el próximo 7 de noviembre, hay otra plataforma que ya se ha colado entre las más deseadas. Una consola que innova poco o nada, y que cuenta con unas características bastante más modestas que las que puedan presentar las últimas opciones de Sony y Microsoft.

Por supuesto, hablamos de la renovación que Nintendo ha hecho de una de sus consolas clásicas, SNES Mini. Algo en lo que intentaremos profundizar de forma más extensa mañana en nuestra columna de opinión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar