Overwatch y la desgracia de caer de rango competitivo

Overwatch y la desgracia de caer de rango competitivo

Las partidas competitivas o clasificatorias en Overwatch, como en otros muchos videojuegos, son la salsa del título de Blizzard. Son aquellas en las que los jugadores dan lo mejor de sí mismos y en las que nos jugamos, por así decirlo, la honra. Sin embargo, tal y como cuenta Kotaku en un reciente artículo, nuestros intentos de ser cada vez mejores se pueden acabar convirtiendo en una obsesión difícil de manejar.

El mencionado portal habla de una experiencia personal. La autora del artículo señala que siempre se había mantenido estable en el rango de Platino de Overwatch, pero que recientemente cayó a Oro y que eso lo ha trastocado todo. Ahora le importa más que nunca volver a llegar al rango en el que siempre había estado y no puede conseguirlo por un cúmulo de partidas consecutivas en las que el equipo no rinde al nivel esperado.

La jugadora de Overwatch cuenta que ahora, antes de iniciar una partida clasificatoria, entrena contra bots, prueba otros personajes y calienta en partidas amistosas. Todo con el fin de recuperar el trono perdido. El juego competitivo puede llegar a ser una obsesión, así que no perdamos de vista el objetivo último de los videojuegos: divertirnos. Overwatch no es más que entretenimiento y todos podemos sacar una lección de esta experiencia.

Publicaciones relacionadas

Cerrar