Pac-Man cumple 35 años desde su estreno

Al principio lo conocimos como Comecocos gracias a un enloquecedoramente pegadizo jingle para su anuncio en la televisión española. Pero poco a poco, ese círculo amarillo del que fuimos supiendo que se llamaba Pac-Man poco después, acabó por ser la imagen por excelencia de los videojuegos junto a los célebres “marcianitos” de Space Invaders. Y ahora esta de aniversario, nada menos que 35 palos le caen ya al bueno de Pac-Man. El personaje nació de la mente de Toru Iwatani cuando éste se fijó en la pizza que estaba compartiendo y a la que le faltaba un par de trozos. La forma y la acción de comer, unido a la expresión “paku-paku taberu” para describir a alguien que mastica exageradamente, hicieron el resto.

Desde sus inicios hace 35 años, Pac-Man ha ido recorriendo laberintos mientras devora píldoras y es perseguido por fantasmas bautizados según sus características en placas de toda clase y pelaje clónicas de la original de Namco, pero también ha sentado la cabeza y ha formado una familia compuesta por Ms. Pac-Man y el pequeño Pac-Man Jr., le han crecido piernas y brazos y se ha hecho con un elegante sombrero para protagonizar Pac-Land y saltar a la televisión. En Pac-Manía conoció la tercera dimensión y ganó la habilidad de saltar. Y hasta en los años dorados del software español se le rindió tributo con una versión más innovadora llamada Mad Mix Game.

Actualmente, a sus 35 años, Pac-Man ha conocido multitud de reediciones y remakes, sigue en televisión la serie animada por ordenador Pac-Man y las Aventuras Fantasmales, está presente en toda clase de productos y, pese a la eterna presencia de cierto fontanero, sigue asociando su imagen al concepto de videojuegos a los ojos de gente de todas las edades. Es más, va a conseguir lo que parecía impensable, que es verse en las pantallas de cine en la película Pixels, con Adam Sandler y su propio creador. Felices 35, y que sean muchos más. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar