Pagan 7000 dólares por tener Super Mario Party antes de su lanzamiento

Super Mario Party llega a Nintendo Switch el próximo 5 de octubre, pero hay una persona que ya se ha hecho con una copia de la versión física para jugarla en su consola. Un usuario de eBay encontró un cartucho de este título, que trae la franquicia a la híbrida de Nintendo para llenarla de minijuegos, perdido en un aeropuerto y, ni corto ni perezoso, decidió ponerlo en subasta en la página web. Las pujas no tardaron en aparecer y en ascender a una cifra 100 veces más alta del que sería su precio final en tiendas.

Como explican en Comic Book, en la ficha de la subasta, que ya ha desaparecido de la web, aparecían varias imágenes del cartucho en cuestión en las manos del vendedor. Con ciertos daños en la parte trasera, algo anotado para dejar constancia a los posibles compradores, aparece en varias fotografías en las que además se ve cómo se inserta en la consola y cómo funciona perfectamente. La credibilidad del anuncio ha sido tal que, en poco tiempo, se alcanzaron un total de 81 pujas que acabaron elevando la cifra de la subasta hasta los 7100 dólares (poco más de 6000 euros).

¿Un precio demasiado alto para un juego? Según comentan varias personas en redes, puede que no. Al tratarse de un juego basado en el fontanero y estar totalmente liberado de embargos y restricciones de contenido impuestas por la compañía responsable, en este caso Nintendo, el poseedor podría difundir todo lo que quisiera sobre el juego. Algo que, tal y como puntualiza en Twitter el usuario @VitoGesualdi, podría hacer que «un YouTuber consiguiera más de 20.000 seguidores«, una cifra bastante importante para una cuantía que, vista así, no se antoja tan elevada.

Quién se ha hecho con este cartucho de Super Mario Party es todo un misterio, como también si Nintendo tomará o no medidas al respecto.

Reserva Super Mario Party para Nintendo Switch

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar