¿Pagarías cuatro millones y medio de dólares por un iPhone?

Los iPhone se han convertido en una parte casi central de la vida de muchas personas y pocos se paran a pensar que apenas lleva unos siete años entre nosotros. Uno de los que ha echado la vista atrás ha sido Bret Swanson, que nos ofrece un curioso estudio que ha publicado en Tech Policy Daily: ¿cuánto costaría un iPhone si hubiera sido fabricado en 1991?

La respuesta asusta: unos cuatro millones y medio de dólares. ¿Habría alguien por aquel entonces dispuesto a pagar semejante dineral por un teléfono móvil?

El planteamiento toma como base los precios que tenían los distintos componentes en la época. Por ejemplo, el coste de crear la memoria interna del modelo de 32 gigas del iPhone 5S ya hubiera ascendido por sí solo hasta casi el millón y medio de dólares; la equivalencia de los procesadores de la época para dar con el A7 hubiera situado su precio en 620.000 dólares; mientras que para obtener la capacidad de comunicación que tiene el dispositivo hubiera hecho falta otro millón y medio de dólares.

La suma asciende ya a más de tres millones y medio, eso sin contar la cámara, los sensores, la batería, los costes de fabricación… Por no mencionar el habitual sobreprecio que la compañía impone al dispositivo en las tiendas para obtener beneficios.

Publicaciones relacionadas

Cerrar