Parodias de videojuegos que nos encantaría jugar

Los videojuegos que hemos podido disfrutar durante todos estos años nos han traído todo tipo de experiencias, como también han causado todo tipo de reacciones. La comunidad de jugadores y de usuarios siempre ha sabido rizar el rizo con grandes dosis de humor, proponiendo mezclas surrealistas o realizando parodias de videojuegos realmente originales.

Algunas, de hecho, además de resultar graciosas podrían ser incluso la mar de divertidas. Es cierto que el talento tras los grandes equipos creativos y desarrolladores es innegable; pero, a pesar de su imaginación y trabajo, hay ideas que se les escapan de las manos y que solo pueden nacer gracias a los que estamos al otro lado, a los que jugamos. Sea porque son demasiado arriesgadas, exageradas o locas.

Y de esas queremos hablaros hoy. Tras hacer un buen sondeo por las redes, nos hemos topado con algunas parodias de videojuegos que nos encantaría jugar. Cruces de mundos, de universos, de mecániacs y de franquicias que nos han llamado poderosamente la atención y que, seguramente, encandilarían a un buen puñado de personas.

Ice Cooker

Mezclar el mundo de la droga con un mundo donde la nieva predomina es, cuanto menos, hilar bastante fino. Sin embargo, aquí la idea es coger al mítico Walter White y su compañero Jessie Pinkman y ponerlos a escalar mientras trabajan en su «Cielo Azul». Mientras suben y suben en sus escenarios, el objetivo puede ser su caravana para ponerse manos a la obra y seguir produciendo ese producto que tanto éxito les hace tener entre los círculos más peligrosos de Albuquerque y parte del mundo.

 

Calvin & Hobbes

Las tiras cómicas de William «Bill» Watterson nos han acompañado durante muchísimos años. El pequeño Calvin y su tigre de peluche, Hobbes, han traído historietas cargadas de humor y significado que transportadas a los 8 bits seguro que darían forma a un plataformas divertido, o al menos con una gran personalidad. Ya que estamos, aprovechar la carretilla para hacer niveles como los de vagones de Donkey Kong Country debería ser algo totalmente obligatorio.

 

Game of Thrones

La pelea por el Trono de Hierro y la amenaza de los Caminantes Blancos llevada a una gigantesca urbe y a los tiempos modernos sería algo bastante interesante. Si se dejaran toques de fantasía y la posibilidad de sobrevolar rascacielos a lomos de un dragón mientras tratas de resolver todo tipo de intrigas, se conseguiría un título que de seguro engancharía a un buen puñado de personas. Por supuesto, metamos robos de coches y todo tipo de armas en la ecuación y el resultado ya será excepcional.

 

Gears of Wario

Que tiemblen los Locust. Llega un guerrero que no teme a nada, dispuesto a comerse a su rival si es necesario y llenar el campo de batalla del peor de los aromas, el de sus entrañas. Cambiar a Marcus Phoenix por el bueno de Wario puede ser algo extraño, pero el resultado sería, cuanto menos, hilarante. Pensad por un momento en sus gritos mientras corre con el arma en las manos, o en él tirando el arma al suelo mientras engulle a un Locust para luego gasear la zona por completo.

 

Piedra, papel, tijeras

¿Existe un deporte más antiguo que el Piedra, Papel, Tijeras? Hacen falta nervios de acero, mucho instinto y, sobre todo, grandes dosis de suerte para ganar una partida a este juego tan tradicional como popular. Seguramente, pasando por el filtro de otros títulos deportivos como FIFA o Madden, bajo la batuta de EA, tendríamos algo perfecto para cumplir los estándares de los tiempos modernos. Por supuesto, esperamos un DLC para introducir la modalidad «… Lagarto, Spock».

 

LEGO Scarface

Hemos visto a los juguetes LEGO dar vida a infinidad de franquicias conocidas. Desde Harry Potter hasta Los Vengadores, pasando por Piratas del Caribe o Star Wars. No hay universo famoso que se haya librado de las manos sin dedos de estos juguetes. Sabiendo que, además, cada vez apuestan más por los mundos abiertos y que la violencia es algo que se refleja en piezas que salen por todas partes, ¿por qué no darle una oportunidad a Scarface? Disparos, mafias, traiciones y nada de sangre. La mejor forma de acercar algo tan duro como este filme a cualquier público.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar