Pervertido se masturba ante una PlayStation 4 en una tienda

Pervertido se masturba ante una PlayStation 4 en una tienda

Sabemos que las consolas desatan pasiones, y que hay quien ve una PlayStation 4 y ya le dan ciertos picorcillos y se le ponen las orejitas rojas, pero esto ya es pasarse. Está muy bien que desees con cada fibra de tu ser la consola de sobremesa de Sony, pero no hagas como este señor que decidió que, ya que la consola no podía darle el amor que necesitaba, se lo daría a sí mismo. Cada cual en su casa hace su vida como quiere, pero aquí la mayor parte del problema es que decidió hacerlo en medio de la tienda donde se encontraba.

El vídeo captado presuntamente por la cámara del comercio y subido a LiveLeak muestra a un varón embutido en un abrigo negro y gorro rojo que parece estar mirando sin más una PlayStation 4 en los estantes de un comercio sin identificar. Entonces, algo sucede en su cerebro, las hormonas pican espuelas lanzándose a la carga y la sardina sale de paseo. Nuestro fogoso protagonista se desabrocha el cinturón, se baja los pantalones y procede a presentar sus respetos a la consola in situ con un solo de zambomba, aparentemente inadvertido por otros dos clientes que se encuentran a pocos metros. Solo cuando se dan la vuelta para proceder a avanzar por el pasillo, uno de ellos se encuentra cara a cara con el cinco contra uno que está teniendo lugar ante sus horrorizados ojos.

Nuestro hombre sigue dando cancha a su onanismo cuando un dependiente, alertado del frote allegro ma non troppo que está teniendo lugar en el establecimiento, acude al punto caliente, nunca mejor dicho, a poner orden, provocando la subida de pantalones y desbandada de nuestro rey del hágalo usted mismo. El Daily Mirror se hace eco de esta historia de amor y masacre y cuenta que se ha convertido en todo un viral, por lo que si las intenciones de este caballero al darse pulimento eran genuinas o todo es demasiado conveniente, ya queda al criterio de cada cual. Lo que sí recomendamos es mantener las manos en los bolsillos, o en su defecto tocar palmas, si acudes a una tienda de videojuegos cuando notas que te puede el ansia por una PlayStation 4. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar