Piratear consolas ya se considera delito en España

Una sentencia judicial de 2011 a raíz de la denuncia de aDeSe, la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento, contra el propietario de un comercio que se dedicaba a modificar consolas e instalar componentes para que pudieran ejecutar juegos no originales ha sido ratificada por la Audiencia Provincial de Cádiz, proclamando el magistrado en su sentencia que el uso de chips que permitan la carga de juegos piratas es una actividad ilegal aun cuando no se usen con este propósito y se empleen meramente para aumentar el resto de capacidades del hardware en cuestión.

El juez estima que la instalación de este tipo de componentes anula el derecho de propiedad intelectual, y que esta ilegalidad no puede ser ignorada por los instaladores de estos dispositivos. De hecho, el nuevo Código Penal que se encuentra actualmente en reforma contemplará esta circunstancia para que España, único país donde esta clase de material circula con total libertad, se ajuste a la normativa de la Unión Europea y se equipare en este aspecto al resto de países.

Este sentencia es la número 11 que falla en este sentido, y que a ojos de aDeSe deja claro que hace falta una modificación legislativa que cubra el vacío legal existente en este campo. 

Cerrar