PlayerUnknwon's Battlegrounds sigue sin arreglar algunas muertes inexplicables

La versión final del gran fenómeno de masas de 2017 aterrizó hace poco trayendo mucha más estabilidad y mejoras de rendimiento, pero aún quedan cosas por arreglar. PlayerUnknown's Battlegrounds ha sido un auténtico éxito a pesar de sus inconsistencias e irregularidades. Con su lanzamiento en Xbox One y la firme intención de llegar a todas las plataformas posibles, el título de la recientemente formada PUBG Corp. se ha actualizado a la versión 1.0 para ser por fin un título definitivo; sin embargo, sigue teniendo errores que necesitan reparación.

SegmentNext se ha hecho eco de una serie de fallos que siguen estando presentes y, en ocasiones, causan auténticos quebraderos de cabeza a los jugadores. Uno de ellos, la muerte por caída en momentos aleatorios, es el más peligroso. Al parecer, el videojuego detecta mal cuándo el personaje cae, lo que desencadena la muerte instantánea en ocasiones que no tienen nada que ver. Aunque no es algo generalizado, se ha registrado un elevado número de casos al abrir una simple puerta o al superar un obstáculo. Tras esto, algunos usuarios han visto como morían repentinamente.

Es uno de los problemas que más pueden desquiciar al jugador, sobre todo en una experiencia que requiere tanta calma y paciencia como es un Battle Royale, pero no se el único que hay. Las cámaras de muerte incorporadas con el nuevo sistema de repeticiones no parecen ir demasiado finas tampoco. De hecho, algunas veces ni siquiera aparecen, evitando que el jugador vea quién y cómo lo mató.

Pequeños problemas que pueden arrastrar grandes consecuencias en la cada vez más grande comunidad de PUBG. Los equipos de desarrollo están al tanto y trabajan constantemente para arreglarlo, así que solo es cuestión de tiempo que lancen las pertinentes actualizaciones. Eso sí, esperamos que no traigan consigo nuevos errores…

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar