PlayStation 5 y Xbox Scarlett aumentarán un 50% la frecuencia del procesador

"Será posible crear efectos antes inaccesibles", dicen desde el equipo de Warface.

amd cpu ps5

Con la filtración de la patente del nuevo DualShock 5 y la cercanía al cierre de un 2019 que se presenta como la antesala de la next-gen, los detalles sobre la nueva oleada de consolas no dejan de venir. Ya sabemos que Sony y Microsoft tienen la firme intención de presentar su nuevo hardware por completo durante el año que viene, como también de lanzarlo a finales de 2020, pero, mientras llega el momento, la información sobre su potencia y sus posibilidades llega con cuentagotas. Ahora, el equipo de Warface ha hablado sobre PS5 y Scarlett y su procesador, uno que va a dar más facilidades que nunca.

Y todo se debe, en boca de Ivan Pabiarzhyn, jefe de franquicia de Warface, a la arquitectura y prestaciones de la CPU AMD Zen 2 que llevarán ambas consolas. Como ya se ha dejado entrever en base a actualizaciones e informaciones cruzadas, las dos plataformas llevarían un procesador bastante similar, aunque contarán con sus particularidades en el resto de hardware, véase el caso del mando en la de Sony. Gracias a esto, la nueva remesa de sistemas va a ayudar a los devs, partiendo del aumento de la potencia bruta. La nueva generación de procesadores «traerá un aumento en la frecuencia del procesador de un 50% aproximadamente», explica Pabiarzhyn.

PS5 Scarlett

¿Cómo se traduce este concepto teórico a lo práctico? De nuevo, en boca del miembro del equipo de Warface, «esto significa una mejora en parámetros cuantitativos: detalle y tamaño de los mundos, más procesado de la IA de personajes» y otros elementos, aunque destaca, por encima de todo, es que «será posible crear efectos antes inaccesibles». Para ilustrar un poco más este concepto, habla del reflejo real del sonido en los muros, algo que «puede cambiar por completo el género de los shooters competitivos» al permitir la detección exacta de la posición del enemigo en base al ruido que realiza.

El enfoque de Blackwood Games resulta interesante, ya que es la primera vez que se habla de lo que el hardware de la next-gen puede hacer por la escena competitiva. Los Esports está ganando un terreno imposible de negar, y tenerlos en cuenta también es una clave para el éxito de las futuras consolas y videojuegos. Por el momento, lo que PlayStation 5 y Xbox Scarlett traerán en sus entrañas parece ir por el buen camino en ese sentido.

PS5 y Scarlett, ¿cuánto es ese 50% extra en frecuencia de su CPU?

Volviendo a las palabras iniciales de Ivan Pabiarzhyn, conviene hacer números para ver cuánto es ese 50% extra. Teniendo en cuenta que el procesador principal de PS4 tiene un total de 8 núcleos a 1,6 GHz, este incremento llevaría a los 2,4 GHz por núcleo, aunque también hay que tener en cuenta que el total de hilos será el doble en PS5 que en PS4. Así, hablamos de 16 hilos diferentes con esta frecuencia de fondo, un incremento exponencial en prestaciones y rendimiento.

Scarlett, aunque ha enseñado menos de sus características, también se mueve por los mismos derroteros. Ambas consolas van a compartir más de lo que parece en su interior, así que podremos esperar lo mismo, o incluso más. Y es que Microsoft ya ha asegurado que no se van a cortar un pelo a la hora de dar grandes números al hardware de su próxima consola.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar