Made in Spain: PlayStation Talents abre las puertas al joven talento español

El programa pionero de PlayStation España sigue dando oportunidades a jóvenes estudios independientes.

A Tale of Paper Ganadores V Edición Premios PlayStation ¿Cuántas personas se necesitan para hacer un videojuego? Parece un chiste casi, pero no lo es y la respuesta tampoco es rotunda. Cada proyecto tiene sus propias dimensiones, ambiciones y dificultad. Detrás de juegos como Red Dead Redemption 2 o God of War, elegido GOTY de 2018, llevan años de desarrollo con un completo equipo detrás.

Sin embargo, los estudios independientes trabajan con menos recursos y sacan resultados realmente increíbles. Hemos conocido recientemente estudios como Digital Sun que ha trabajado en Moonlighter con menos de 30 personas y han conseguido publicar su videojuego en las principales plataformas de entretenimiento.

En este sentido PlayStation Talents, programa pionero de PlayStation España que respalda el talento nacional, ha lanzado más de 40 videojuegos para PlayStation 4 en estos últimos años. Uno de los más recientes es Melbits World que se unió a la familia de Playlink el pasado 14 de noviembre. Melbot Studios es un pequeño estudio valenciano que desarrollaba juegos para móviles hasta que conocieron Playlink, la nueva forma de jugar de PlayStation.

Nivel de Melbits World

Fue entonces cuando decidieron que tenía una herramienta con mucho potencial disponible y presentaron su propuesta. Melbits World ganó la IV Edición de los Premios PlayStation y un año después es una realidad tangible. La mayoría de los participantes de la V Edición son alumnos de universidades que quieren lanzarse a la industria con su primer videojuego.

El primer videojuego para muchos

Para muchos era su primera vez. Así nos lo contaba Rafael Cuéllar, game designer de Atypicat Games que se presentaba con Saru, un plataformas que evocaba a los juegos de nuestra infancia. Otro de los juegos que nos llamó la atención fue Deexit, un viaje por el limbo, una alegoría a la muerte con un diseño minimalista. Este juego que entró entre los 13 finalistas está desarrollado por una sola persona y en tan solo 3 semanas hizo una demo jugable para los siguientes eventos. A este mismo sentimiento se enfrentaban los alumnos del Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad), cuyos proyectos han llegado también a la final de los Premios PlayStation consiguiendo dos galardones en diferentes categorías, aunque han tenido más tiempo de desarrollo.

Como parte de la formación de los másteres de U-tad, los estudiantes se han preparado para enfocar su trabajo hacia tres áreas muy concretas del desarrollo de videojuegos: arte, diseño y programación. Sin dejar a un lado la parte de marketing y postproducción, obteniendo muy buenos resultados internacionalmente. Aquí tenemos que mencionar a dos estudios que salieron de estas mismas aulas y consiguieron ganar la Gaming Pitch Competition del SXSW celebrado en Austin (Texas) durante dos años consecutivos. Tessera Studios y Berlin by Ten abrían las fronteras a los próximos alumnos que quieren entrar en la industria.

Yorick y esqueleto en Disembodied

¿Es posible trabajar en videojuegos?

Ya hemos visto que es posible lanzar videojuegos en PS4, gracias al respaldo de PlayStation Talents. El Mejor Juego del Año consigue un premio en metálico de 10.000 euros, además de una campaña de marketing en todos los canales de PlayStation España de 200.000 euros. Además del dinero, se proporciona un espacio de trabajo y kits de desarrollo de PlayStation 4 para lanzar el juego en el plazo de un año aproximadamente.

El ganador de esta edición es Open House Games, un estudio barcelonés compuesto por tres personas. En A Tale of Paper nos ponemos en la piel o mejor dicho en la celulosa de Paperboy, un personaje de papel. Este curioso protagonista irá adquiriendo habilidades con diferentes figuras de Origami para resolver puzzles. La demo jugable se hizo en tan solo 5 meses, un tiempo en el que sus creadores reconocen que se encerraron para trabajar muy duro. «La clave es tener un rol muy definido», explicaba Pau Tarés, programador y game designer.

De esta manera, estos tres jóvenes que estudiaron ciclo formativo en la Universidad de Barcelona se juntaron para desarrollar su proyecto final, que se convertiría en candidato a los Talents. Se especializaron cada uno en lo que mejor sabían hacer, así que Sergi Martínez hizo todo el arte del juego (que nos recuerda a veces a Little Nightmares) y Raúl Roldán se encarga de las animaciones. Cinco meses después han ganado el Premio al Mejor Juego del Año y son conscientes del trabajo que les espera a partir de ahora. «Hoy celebrar todo lo que queráis, pero aprovechad todo lo que os da PlayStation», aconsejó David Montero, Co-fundador de Melbot Studios.

Habitación de A Tale of Paper

Por otra parte, muchos de estos proyectos han sido la lanzadera de jóvenes desarrolladores a estudios de más renombre como Ubisoft o la propia Rockstar. Alejandro García es uno de los mejores ejemplos. Estudió el máster de programación en U-tad y en 2015 su juego se llevó el premio al más innovador en los Premios PlayStation. Llevó su juego físico ya publicado en PlayStation 4 a la entrevista con Ubisoft y hoy en día trabaja como Engine Programmer en Ubisoft Reflections con videojuegos como Tom Clancy The Division 2.

Cristina Arnáiz también estudió en esta universidad y tras triunfar con Greyfall: The Endless Dungeon se unió como artista al equipo de Tequila Works, creadores de Rime o The Sexy Brutale. Todos ellos demuestran que trabajar en la industria es posible y que hay mucho talento español preparado para salir al mundo laboral.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar