¿Tienes fobia a las serpientes y demás reptiles? Estos son los Pokémon con los que deberías evitar cruzarte

Si los ofidios no son lo tuyo, cuidado con estos.

Este Pokémon se llama Sandaconda

Algunos Pokémon podrían tener un diseño aterrador si fuesen reales, pareciéndose a las criaturas-dinosaurio de Monster Hunter, aunque quizás no es necesario ir tan lejos para encontrar Pokémon que puedan causar terror en quien los ve con solo tener forma de serpiente.

Si no te gustan las serpientes y te dan pavor, quizás debieras contemplar seriamente el evitar a estos Pokémon a toda costa, pues su forma de serpiente podría despertar tus fobias más intensas. Pero no temas, aquí no los verás en movimiento, solo en una inofensiva imagen con la que informarte. En esta lista, hemos preferido escoger evoluciones finales y Pokémon que tengan forma de serpiente y no una más general de reptil, así que vamos a conocer a estos Pokéofidios.

Arbok

Arbok es un Pokémon de tipo Veneno

Arbok ya es todo un clásico Pokémon serpenteante y es, a nuestro entender, uno de los ofidios más míticos de la saga y uno de los más parecidos a una culebra que se puedan ver. Además, Arbok toma su inspiración de la mítica cobra india o de anteojos cuyas partes laterales de la cabeza se ensanchan para parecer más grande y amedrentar a sus potenciales depredadores.

Seviper

Seviper es un Pokémon de tipo Veneno

Seviper, al igual que Arbok es, sin posibilidad de negarlo, una serpiente de cabo a rabo con un esquema de colores y una forma un tanto más gruesa que la del anterior ofidio y, quizás, un aspecto más agresivo e intimidatorio. Sus nada desdeñables 2,7 metros ayudan a que con esta culebra, el miedo se nos meta en el cuerpo.

Otros artículos de Pokémon que te gustarán

1 2 3 4Página siguiente

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar