Pokémon: Game Freak da a conocer cuáles fueron las entregas con las que más sufrieron

Cada entrega de Pokémon supone un nuevo reto para sus desarrolladores. Sin embargo, hubo dos en especial que se convirtieron en un verdadero desafío para el equipo de Game Freak, que debió sortear un buen número de dificultades para llevar ambos videojuegos a buen puerto. Así lo ha explicado el cofundador del estudio, Junichi Masuda, en unas recientes declaraciones concedidas a GameInformer.

Los videojuegos en cuestión fueron Pokémon Rubí y Zafiro, que suponían el salto a la nueva consola portátil de Nintendo tras desarrollar los últimos en Game Boy y Game Boy Color. En aquella ocasión, la compañía tenía que hacer frente a las primeras entregas diseñadas para Game Boy Advance, que además de incluir un nuevo hardware contaba con una visión pesimista del sector: “Todo el mundo empezó a decir que ya estaba, que la moda de Pokémon se había terminado», ha comentado Masuda al respecto.

“Decían que había empezado el declive y que la moda se había terminado, así que sentí una gran presión por hacer algo alucinante. Me estresé mucho y tuve que ir al hospital con problemas estomacales”, ha apuntado para ejemplificar la tensión con la que vivía en esos días. Finalmente, y sorteando la amenaza de un cambio de nombre de Rubí y Zafiro a causa de derechos de terceros, la empresa logró sobreponerse: «En Game Freak nos lo tomamos como un reto y dijimos, Pokémon no ha muerto. ¡Os vamos a demostrar que os equivocáis!”.

Aunque un mal sueño estuvo a punto de enturbiar el éxito de ventas, Masuda reconoce que todo acabó saliendo a pedir de boca: «La noche antes del lanzamiento soñé que el juego era un fracaso total, pero a la mañana siguiente, el día del lanzamiento, fui a una tienda y vi a la gente haciendo cola y me sentí muy aliviado”, ha confesado para concluir. ¿Eras consciente de los problemas a los que había tenido que enfrentarse Pokémon Rubí y Zafiro?

Cerrar