Pokémon GO: Delitos que puedes cometer sin darte cuenta

Pokémon GO: Delitos que puedes cometer sin darte cuenta

Qué bien te lo pasas aumentando tu colección en Pokémon GO a la vez que te da el aire y haces ejercicio, ¿eh? Eso está muy bien, pero cuidado. Hay algunos detalles que seguramente no has tenido en cuenta. ¿Piensas poner un pie en ese jardín privado para cazar a un codiciado Pokémon? ¡Ni se te ocurra! ¿Has sacado una captura de tu nueva presa en el lugar donde ha aparecido y se ha colado una persona? Sería mejor que la borrases. ¿Piensas que no hay valla o muro que pueda alejarte de ese Pokémon raro que hay al otro lado? Por Dios, piénsalo dos veces. No querrás apuntarte delitos por hacerte con todos. 

El ímpetu de un entrenador novel y la prudencia van muchas veces reñidas, y por ello el diario El Economista recuerda que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento. Así que grábate a fuego estas cosas que no debes hacer bajo ninguna circunstancia mientras juegas a Pokémon GO:

  • No hagas fotos en propiedades privadas: Está bien que quieras un recuerdo de una Pokéquedada a la que has asistido, pero puedes estar infringiendo derechos de imagen, si no la intimidad de alguien. Resérvate para la vía pública pero…
  • No enfoques a personas: Fachadas en mitad de la vía pública, las que quieras. Pero transeúntes no, a menos que quieras arriesgarte a trasgredir sus derechos de imagen. Lo mismo pasa con ciertas marcas, si es que subes las fotos a la red.
  • No cobres por asistir a Pokéquedadas: La famosa picaresca española es más fuente de problemas que otra cosa. Que se lo digan a los organizadores de una reciente quedada en Barcelona que tuvieron la cara de cobrar 2 euros por asistente y que ahora tienen abierto un expediente sancionador por parte de la Guardia Urbana.
  • No te metas en jardines: Literalmente, además. Recuerda que toda vivienda tiene además un radio exterior de 5 metros que la delimita, y que su traspaso no autorizado es motivo de denuncia por allanamiento de morada. Y cuidado porque si además rompes algo, te juegas hasta 4 años de cárcel.
  • No saltes muros: No ya solo por el inconveniente de entrar, sino porque a lo mejor no puedes salir. Y mientras tanto, serás un criminal que ha traspasado una propiedad privada y al que le pueden caer de seis meses a un año de prisión y una multa económica, así que contente.
  • Haz caso a los semáforos: Ser entrenador Pokémon no es como gritar en las películas que uno es ciudadano americano. No da patente de corso, así que sigue las señales como el resto de peatones a menos que te sobren 1.000 euros para pagar una merecida multa.

Estos son los aspectos que debes tener en cuenta. Precaución, amigo entrenador.
 

Publicaciones relacionadas

Cerrar