Pokémon: Los encuentros con Pokémon salvajes son así de cambiantes

Pokémon y la evolución del entrenador

Cuando empezamos una nueva aventura en un juego de Pokémon, nuestro mayor problema es que queremos a todas y cada una de las criaturas que nos salen al paso en nuestro equipo Pokémon, casi sin importar que las estadísticas de estos seas mejores o peores. Da igual, tu afán es capturarlos a todos y tener un equipo bien chulo y adorable. Sin embargo esto va cambiando a medida que avanzas en el juego.

Criaturas más poderosas van apareciendo y te va importando más que un Pokémon sea más fuerte o tenga mejores estadísticas que otro. Te vuelves más quisquilloso, más selectivo y cualquier Pokémon que no cumpla tus expectativas será abandonado en la caja Pokémon, o debilitado cruelmente en un combate. En este momento es cuando comienza la criba. Y desde Dorkly lo han sabido representar muy bien con esta tira cómica, en la que nos enseñan la diferencia que hay entre un entrenador al comienzo de la aventura y el mismo entrenador al final de la misma. No pierdas detalle:

Pokémon: al principio

– Bueno, ¿verdad que eres un tío adorable? ¡Apuesto a que te harás fuerte y grande! ¿Quieres unirte a mi equipo?



Pokémon: al final

– Vamos a ver, al evolucionar tienes unas estadísticas de base horribles, una velocidad de mierda, unos especiales de mierda… Si quiero un tipo Agua/Tierra mejor me quedo con Swampert.

– Voy a ahorrarte sufrimiento. Cierra los ojos, será mejor así.

Publicaciones relacionadas

Cerrar