Pokémon: Los peligros de entrenar a un bebé

Pokémon: Los peligros de entrenar a un bebé

Amigo entrenador que te diriges a casa del Profesor de turno para recibir tu Pokémon inicial: ¿Te lo has pensado bien? Es decir, ¿tú estás completamente seguro o segura de querer un Pokémon que está, como quien dice dando sus primeros pasos en la vida, que a todos los efectos es un bebé, con todo lo que ello conlleva? Quien haya sido padre sabrá mejor de qué hablamos, solo que con niños humanos estas cosas tienen menos visos de pasar.

Cuando hablamos de criaturas con poderes que son casi sobrenaturales, el control de sus propios actos es un tema muy delicado. Y ya se sabe que los niños son propensos a tener ciertos “escapes” cuando es de noche, lo cual puede llegar a quedarse o en anécdota o en completo desastre. Haz caso de los consejos que da esta tira que encontramos en Dorkly para casos de entrenadores primerizos y síguelos al pie de la letra. Por tu bien y el de los tuyos.

¡Consejos Pokémon!

Cuando entrenes a Pokémon bebés, puedes esperar encontrarte con el ocasional "accidente" nocturno.

-No pasa nada porque hayas mojado la cama, Squirtle. ¡Aprenderás a controlar tu Pistola Agua pronto!

-¡Aw, Bulby, has llenado la cama de semillas!. Limpiaremos esto.

-Las llamas… El olor a carne quemada… No pude salvarlos… No pude salvar a  mi familia…

-¡Char, char!

Cerrar