Pikachu iba a ser un animal con grandes pechos originalmente

El equipo de Pokémon en América propuso cambios muy drásticos al roedor eléctrico.

Por su aspecto, por su personalidad y hasta por su grito. Pikachu es el mayor icono de Pokémon en todo el mundo. El roedor eléctrico de Kanto que todos conocimos con Pokémon Rojo y Azul, además de por hacer compañía a Ash en la serie de animación, es totalmente distinguible y un genial representante para la marca. Pero, ¿sabías que estuvo a punto de llegar a territorio occidental con un aspecto completamente diferente? Game Freak estuvo a punto de convertirlo en una especie de «tigre de grandes pechos».

Did you know Gaming ha revelado un detalle bastante truculento sobre los orígenes de la IP. Al parecer, cuando Game Freak y TPC llevaron sus conceptos a las oficinas estadounidenses para planear la adaptación de Pocket Monsters a Occidente, la respuesta fue bastante negativa. «El equipo en América propuso sus ideas para reemplazar los diseños, no nos podíamos creer lo que estábamos viendo», explicaba Tsunekazu Ishihara en las declaraciones recogidas, «convirtieron a Pikachu en una especie de tigre con grandes pechos. Parecía un personaje sacado del musical de Cats».

«Bueno, mira, tiene su cola ahí…» fue la respuesta del personal estadounidense cuando Ishihara les preguntó qué tenía que ver esa criatura con Pikachu. El japonés también añade que pensaron que Pokémon no tendría éxito en suelo estadounidense porque «los niños americanos no querrían jugar a juegos con tanto texto». De hecho, los rediseños que se les plantearon a los nipones nacieron porque los originales «eran demasiado monos».

Aunque los diseños originales nunca se trasladan igual al final, como hemos visto con cientos de diseños descartados de Pokémon, la idea original del equipo estadounidense no parece que fuera la mejor. Afortunadamente, el equipo nipón siguió adelante con el plan original, creando una IP de dimensiones monstruosas.

Otros artículos de Pokémon que te gustarán

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar