Pokémon tiene una historia imposible protagonizada por Bill que ha traído de cabeza a millones de jugadores

La historia imposible de Bill en Pokémon Rojo y Azul que trajo de cabeza a millones de jugadores

Pokémon siempre ha estado rodeado de misterios. Ya fuera por ciertos lugares, o puntos de interés que, en un principio, no parecían ofrecer gran cosa, hasta que Nintendo no lanzara un evento donde se nos explicara la importancia de estos sitios, o por las leyendas que los jugadores han ido creando a lo largo de la historia de la saga. Porque Pokémon siempre ha contado con extraños mensajes, conversaciones de lo más misteriosas, o eventos que nunca llegaron a resolverse. Y esto ha dado lugar a que, mediante el boca a boca, a lo largo de los años se creasen distintas leyendas urbanas, sobre todo, relacionadas con los primeros juegos de la saga, y la forma de hacernos con un preciado Mew.
 
Por una parte encontraríamos la famosa historia del glitch que nos permitiría conseguir a Mew moviendo un camión tras el SS. Anne de Ciudad Carmín. Una leyenda urbana que, si bien tiene parte de cierta, ya que mediante un fallo del juego podríamos hacernos con tan particular criatura, ha acabado derivando en distintas formas de conseguir a Mew, relacionadas con este camión, que no se sostienen.
 
Sin embargo, existía un rumor relacionado con la casa de Bill, el diseñador del sistema de PCs de Kanto, que también sugería una manera de conseguir a Mew. Esta hipótesis se relacionaba con el misterioso camino que salía de la parte trasera de su casa, y que muchos creían que daba a una cueva o jardín secretos.
 
Por un lado, los rumores que decían que este sendero daba a una cueva, aseguraban que se trataba de la Cueva Dragón. Y que en este lugar, podríamos hacernos con multitud de Dratini, Dragonair y Dragonite en estado salvaje. Sin embargo, lo mejor de esta cueva, era que al final, en lo más profundo del lugar, nos aguardaba Mew. Y para acceder a este lugar, tan solo debíamos haber completado el juego al 100%. Más en la siguiente página.
 
 
 
Una tarea que no era tan sencilla, motivo por el cual esta leyenda urbana acabó encontrando muchos seguidores que nunca descubrieron si era cierta o no. Además, habiendo completado el juego, tendríamos que visitar a Bill en su casa con un Dragonite, un Dragonair, un Dratini y las tres aves legendarias; Articuno, Zapdos y Moltres. Y tras hablar con Bill, este nos mostraría una puerta secreta que daría al camino trasero de su casa y finalmente, a la Cueva Dragón. Algo que, por supuesto, nunca ocurriría.
 
Por otra parte como informa Tech Radar, también existía otro rumor que afirmaba que detrás de la casa de Bill se encontraba un jardín donde podríamos conseguir al misterioso Pikablu, un Pokémon que poco tiempo después acabamos conociendo bajo el nombre de Marill, pero que en aquel entonces era otro de los enigmas de Pokémon. Sin embargo, también había quien decía que en este Jardín Secreto encontraríamos Charmander, Squirtle y Bulbasaur en abundancia. O que incluso se trataba del mejor sitio para hacernos con un Togepi. Desgraciadamente, la forma de “acceder” a este jardín no estaba tan especificada como la manera de que Bill nos permitiera acceder a la Cueva Dragón. Ya que solía consistir en que, de alguna forma, al mostrar al diseñador del sistema de PCs de Kanto las tres evoluciones de Eevee, su Pokémon favorito, este nos mostraría el camino secreto.
 
Desgraciadamente, al final ninguna de estas hipótesis era cierta. Ya que en ese pasillo no hay absolutamente nada. Igual que ocurre con muchos otros enigmas de Pokémon, que si bien siguen sin una clara resolución, puede que con el paso del tiempo acaben ofreciendo una respuesta.

Publicaciones relacionadas

Cerrar