Pokémon tiene una oscura historia relacionada con la muerte

Pokémon tiene una oscura historia relacionada con la muerte

Por muchos años que pasen parece difícil que la franquicia Pokémon logre quitarse de encima el estigma de saga para un público infantil que tiene sobre ella desde que diera comienzo hace ya más de veinte años. Sin embargo la serie de Game Freak y Nintendo se empeña, con cada nueva entrega, en demostrar que pese a su carácter desenfadado y accesible a todos los públicos esconde historias de lo más oscuras y aterradoras.

En el pasado ya te hemos hablado de terroríficos Pokémon como Cacturne, incansables perseguidores fantasmales de humanos a los quedan caza para alimentarse de sus fluidos cuando se pierden en el desierto. Hoy, en otro artículo de características similares, queremos hablarte de un monstruo de bolsillo que ha pasado desapercibido para muchos y que tiene otra de esas historias capaz de poner el bello de punta al más calmado.

Estamos hablando de la criatura Yamask. Para que te hagas una idea de por dónde van a ir los tiros comenzaremos hablando de la etimología de la palabra. La primera parte de su nombre, “Yama”, hace referencia al dios de la muerte de las mitologías hinduista y budista, mientras que la segunda, “Mask”, es máscara en inglés. Ya lo tenemos: el nombre de este Pokémon se podría traducir algo así como máscara de muerte.

Como podrás ver en las imágenes que aderezan este artículo, la máscara mortuoria es una de las partes fundamentales de Yamask y es, de hecho, mucho más que una decoración. Según se afirma en sus descripciones de la Pokédex, la máscara de Yamask no es otra cosa sino la cara de cuando era un ser humano porque, efectivamente, este monstruo de bolsillo es un humano muerto. Pocas cosas más espeluznantes se han visto en el universo Pokémon.

La máscara que porta Yamask es el molde de su cara humana, hecha cuando la persona aún estaba viva. Es precisamente por ello por lo que siente tanto apego y afecto por ella. De hecho, cuando en ocasiones mira a la máscara mortuoria comienza a llorar de forma espontánea, le sale de dentro. Tal es la importante del objeto que Yamask irá a cualquier lugar y hará lo que sea por recuperarlo en caso de que lo extravíe o se lo roben.

Embrujar al ladrón será una de sus principales armas y esto también explica por qué se ven tantos Yamask cerca de museos. Muchos humanos no conocen el significado de la máscara, por lo que creen que es un ítem ceremonial o ritual y lo llevan a museos. Ni tan siquiera eso detendrá a un Yamask interesado en recuperar la que un día fue su cara humana. Sin embargo ese no es el único secreto de la máscara de esta criatura.

Y es que la máscara no tiene solo valor sentimental para Yamask, sino que es fundamental para otorgarle la energía necesaria para evolucionar en Cofagrigus, un Pokémon de un tamaño mucho mayor en el que la máscara mortuoria, no obstante, ocupa un lugar menor. Se trata de un hecho que no deja de ser una curiosidad pero que, desde luego, resulta vital para entender cómo es este siniestro monstruo de bolsillo.

Como ves, hoy te hemos presentado una nueva historia oscura y relacionada con la muerte de Pokémon que, una vez más, demuestra que la franquicia de Game Freak y Nintendo tan solo es de corte infantil en apariencia. Las historias ocultas tras la superficie siempre nos dejan entrever aspectos de lo más interesantes. Aspectos que podemos seguir explorando en futuros artículos si así lo deseas. ¡Háznoslo saber en la caja de comentarios!

Publicaciones relacionadas

Cerrar