Pokémon y el misterio de la criatura que maldice con canciones alegres

Pokémon y el misterio de la criatura que maldice con canciones alegres

A lo largo y ancho del mundo de Pokémon hemos encontrado criaturas de lo más extrañas. Algunas simplemente tienen formas extravagantes porque los desarrolladores de la franquicia de videojuegos ya no tienen suficientes ideas originales en la cabeza que no caigan en lo ridículo, pero otras resultan especialmente interesantes por guardar oscuros secretos en sus entradas de la Pokédex que pocos se atrever a destapar.

No es para menos, pues muchos monstruos de bolsillo son más terroríficos de lo que parecen a simple vista, lo que demuestra una vez más que Pokémon está lejos de ser esa franquicia infantil que muchos creen que es. En artículos pasados te hemos hablado de algunos de estos terroríficos Pokémon y hoy queremos volver a hacerlo acercándote la historia de unos nuevos fantasmas, concretamente de Pumpkaboo y Gourgeist.

Se trata de dos Pokémon tipo fantasma y planta que fueron introducidos en la sexta generación de monstruos de bolsillo y que, como se ve fácilmente tienen, forma de calabaza, por lo que serían las criaturas perfectas para la fiesta de Halloween. Aunque una vez sepas sus secretos tal vez prefieras mantenerte alejado de ellos. Pumpkaboo tiene un aspecto incluso amigable y de hecho no es el peligroso de los dos Pokémon.

Un Pumpkaboo nace cuando un espíritu que permanece anclado a este mundo habita una calabaza. Es cuando cae la noche cuando este espíritu entra en acción y emprende una noble misión: guiar a las almas perdidas hacia el otro mundo para que puedan descansar eternamente. Cuando desea dormir se mete bajo tierra, dejando salir tan solo sus orejas. De este modo permanece atento al exterior y oculto a simple vista.

El monstruo de bolsillo se vuelve temible cuando evoluciona en Gourgeist y no solo porque tenga más fuerza ofensiva cuanto mayor es su tamaño, no. Gourgeist no cumple ya la función de guiar a almas, sino que se dedica a cazar a presas incautas. Para ello agarra a su presa con los brazos y, siniestramente, comienza a entonar una canción alegre. Lo hacen con una voz de lo más terrorífica en las noches de luna nueva en los pueblos.

Las habladurías populares dicen que alguien a quien un Gourgeist ha cantado queda maldito para toda la eternidad, aunque no se sabe a qué clase de maldición se pueden referir. Viendo el contexto y los precedentes es posible que la maldición tenga que ver con Pumpkaboo. A nuestro entender la preevolución de Gourgeist no guiaría a estas almas malditas hacia el otro mundo, aunque esta es tan solo una posible interpretación.

Más allá de sus siniestras habilidades, Gourgeist también tiene un aspecto bastante más temible que su antecesor. El pelo que le cubre un ojo y parte de la cara parece ser una vela derretida. Y es que, si te fijas bien, la cara de este monstruo de bolsillo no es la que está tallada en la calabaza de su parte inferior, sino que se encuentra en el tallo de la misma, siendo ese el espíritu que en su día poseyó a esta, ahora, temible calabaza.

Aquí tienes una muestra más de que Pokémon es mucho más adulto de lo que parece a simple vista si te paras a conocer los entresijos de algunas de sus criaturas más temibles, especialmente de las de tipo fantasma. Si te ha gustado el artículo y quieres que hagamos más de este estilo en un futuro cercano tan solo debes hacérnoslo saber a través de la caja de comentarios y lo tendremos en cuenta para próximos reportajes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar