Pokémon y sus secretos más oscuros que los juegos no contaban de forma directa

Pokémon y sus secretos más oscuros que los juegos no contaban de forma directa

Veinte años de trayectoria, videojuegos e historias dan para mucho y si no que se lo digan a Pokémon. La saga de Game Freak y Nintendo ha cumplido dos décadas y lo ha celebrado con el lanzamiento de Pokémon Sol y Luna, pero hoy queremos echar la vista atrás y repasar algunos de los grandes secretos más oscuros de la franquicia y que nunca se contaron directamente en los videojuegos.

Pokémon ha tenido muchos misterios y secretos escondidos a lo largo de su historia, pero hoy nos queremos centrar en esos que podríamos considerar “creepy” o que generan cierta inquietud o incluso temor. Los videojuegos, enfocados al público infantil, no lo decían de forma clara, pero estos secretos de Pokémon tienen tanto sentido que algunos ya se dan por evidentes.

El Raticate desaparecido

Durante muchos años se ha especulado sobre el Raticate que nuestro máximo rival tenía en las primeras entregas de Pokémon. En el juego nos enfrentábamos en diversas ocasiones a él hasta llegar a Pueblo Lavanda, donde el rival nos decía si sabíamos lo que se sentía al perder a un Pokémon. Desde ese momento no volvíamos a enfrentarnos a su Raticate. ¿Estaría muerto por culpa nuestra?

La cueva sin fondo

En la gran mayoría de videojuegos de Pokémon se han registrado casos de jugadores que han entrado en cuevas oscuras y en lugar de usar Destello han preferido recorrerlas sin ver nada. En cierto punto llegamos a una escalera que nos hace bajar varios pisos. Al llegar al fondo un mensaje nos dirá “¿dónde crees que estás”, al mismo tiempo que la música comienza a distorsionarse.

Una guerra pretérita

En la primera generación de Pokémon nos embarcamos en una aventura siendo un niño de diez años. Por las calles solemos encontrar otros niños y personas de avanzada edad. ¿El motivo? Supuestamente una guerra ha asolado Kanto. El líder de ciudad Carmín nos decía: “Chico, los Pokémon eléctricos me salvaron durante la guerra”. Ese sería el motivo por el que el padre del protagonista no aparece en el juego.

Un fantasma de otro Pokémon

Otro de los rumores extendidos durante mucho tiempo es que Gastly podría ser el fantasma de Cloyster. No existe nada que les relacione, pues pertenecen a cadenas evolutivas diferentes, pero la cara de ambas criaturas es extrañamente similar. A ello hay que añadir un dato adicional nada desdeñable: Cloyster es el número 91 de la Pokédex, mientras que Gastly es el 92. ¿Coincidencia?

Una cola con vida propia

Es más que probable que alguna vez te hayas fijado en que la cola negra de Wobbuffet tiene un par de ojos. En su descripción en la Pokédex se ha hecho referencia a que trata de ocultarla en la oscuridad y que solo se defiende de verdad cuando le golpean en la cola. Eso es porque, como muchos han apuntado durante años, la cola de Wobbuffet es su verdadero cuerpo, mientras que el resto es una mera distracción.

Hipnotizado

Una de las grandes leyendas (que se confirmó en algunas entregas) es la que hace referencia a las artes oscuras de Hypno. En Rojo Fuego y Verde Hoja un padre nos pide que encontremos a su hija Pedrita, que se ha perdido. Una vez la encontramos y la ponemos a salvo salta de la hierba un Hypno salvaje, que supuestamente la tenía secuestrada. Fue entonces cuando se confirmó lo que era un secreto a voces.

Lío evolutivo

Cerramos con otro de los grandes rumores de la historia de Pokémon, en el que se intuye un lío evolutivo de tres pares de narices. Y es que lo lógico, por apariencias, sería que la evolución de Venonat fuera Butterfree y no Venomoth y que la de Caterpie y Metapod fuera Venomoth y no Butterfree. Si nos fijamos los ojos de Venonat son iguales que los de Butterfree y los de Caterpie, idénticos a los de Venomoth.

Publicaciones relacionadas

Cerrar