¿Por qué cada Zelda tiene un estilo diferente? Nintendo responde

Con The Legend of Zelda: Breath of the Wild hemos tenido una prueba más, pero, si algo ha caracterizado a la saga Zelda en toda su trayectoria es que siempre busca un estilo diferente para cada juego que lanza. A diferencia de otras franquicias, que suelen mantener unas líneas estéticas similares para reforzar su imagen y dar forma a una identidad visual propia, las aventuras de Link buscan siempre una diferencia, algo que logre impactar y desmarcarse de las demás para conseguir un golpe de efecto mayor. Ahora, y tras muchos años, Nintendo se ha pronunciado para explicar por qué tanto cambio.

Ha sido Satoru Takizawa, director artístico, el encargado de hablar en el libro Zelda: Breath of the Wild – Creating a Champion. En un extracto al que hemos tenido acceso gracias a Nintendo Everything, el japonés explica que llevan a cabo esta práctica porque «buscamos la mejor forma de expresar el espíritu único de cada juego en particular, y creamos un mundo que sea emocionante para los jugadores que se adentren en él y lo exploren». Aunque pueda parecer un proceso premeditado, remarca que no es así; de hecho, en ocasiones conseguir ese estilo único es algo que se alcanza a través del «ensayo y error».

El último juego en el que se han tenido que enfrentar a este proceso creativo ha sido Breath of the Wild. El título lanzado en marzo de 2017 para Switch y Wii U partía, a nivel interno, de la idea de «revisitar expectativas», algo que para Takizawa fue todo un desafío a la hora de ser plasmado, como también algo totalmente satisfactorio: «Tenía la sensación de que era la oportunidad ideal de establecer un estilo que se convirtiera en la versión definitiva del arte de The Legend of Zelda«. Así, se buscó «una línea artística pictórica, que combinara el realismo del mundo abierto con su jugabilidad».

Querían que el lenguaje visual fuera el adecuado para hacer al jugador entender el grado de interacción con el entorno de esta indómita Hyrule y que, a la vez, «se acomodara a los elementos fantásticos de Hyrule sin sacrificar algo más realista». Así, fue como decidieron «crear un híbrido de los dos (realismo y fantasía) que permitiera a los jugadores dejar a un lado la incredulidad cuando sucedieran ciertas cosas».

Acertado o no, consiguieron lo que se propusieron con Zelda: Breath of the Wild, como también con cada juego que han tocado a la hora de construir esta saga. Y vosotros, ¿creéis que hacen bien al elegir estilos diferentes para cada juego?

Compra ya The Legend of Zelda: Breath of the Wild para Switch

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar