¿Por qué fracasó Dreamcast? SEGA nos lo explica

Seguro que más de una vez habéis oído aquello de "era un adelantado a su tiempo". Pues en el mundo de los videojuegos esta máxima la ejemplifca la mítica consola Dreamcast, el último maquinón que fabricó SEGA, un auténtico fracaso comercial que llevó a que la compañía japonesa no volviera a fabricar otra consola.

Ahora, Tadashi Takezaki un directivo que lleva más de 20 años en SEGA, ha concecido una interesante entrevista en la revista japoesa Famitsu, donde explica la historia de esta consola, que empezó a fabricarse a finales de 1998 y que en enero de 2001 se dejó de hacer.

Atentos: "básicamente, el fracaso vino por una cuestión de costes. Estábamos obligados a entrar en una guerra de precios cuando ya estábamos perdiendo dinero con la propia venta de la consola. No podíamos recortar fácilmente los costes de fabricación de una manera sencilla, los juegos no se vendían tan bien como antes y nos tuvimos que ver obligados a bajar el precio de la consola".

Esto se debe a que Sony podía fabricar mucho más barata la mítica PlayStation 2 por aquel entonces, pues habían formado parte del desarrollo del DVD y podían hacer uso de tecnología propia mientras que SEGA tenía que comprarla.

Sigue la explicación: "cuántas más consolas vendíamos, curiosamente, más dinero perdíamos, así que había que cubrirlo con juegos. Pero esas ventas no crecían y al mismo tiempo estábamos muy volcados sobre el juego en línea. Nuestro pensamiento con Dreamcast era llevar algo nuevo a los jugadores, crear un lugar en el que pudieran conectarse todos con el mundo. El modelo de negocio de SEGA era crear una base de usuarios en dispositivos de red baratos y después ofrecer servicios y productos a través de Internet. Con Dreamcast queríamos hacer ese sueño realidad".

Pero a ese sueño aún le quedaba una generación de consolas por vivir.

Publicaciones relacionadas

Cerrar