Preguntas que todo gamer debería hacerse antes de comprar el próximo juego

Como gamer experimentado te habrá ocurrido en más de una ocasión que los tráilers de un videojuego que está por llegar han elevado tu hype hasta límites insospechados. La expectación es algo que hay que aprender a controlar, pues muchas veces nos acaba jugando malas pasadas de las formas más inesperadas: el título no cumple por el hype o sencillamente podíamos esperar y no nos dimos cuenta en el momento en que lo compramos.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás es una selección de preguntas que creemos que todo gamer debería hacerse antes de comprar un videojuego. No son reglas que debas acatar, sino consejos que te ofrecemos para que sepas valorar con mejor criterio tu próxima compra. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y esperamos tus impresiones en la caja de comentarios.

¿Lo necesitas desde el primer día?

La gran pregunta que todo jugador debería hacerse es si verdaderamente es necesario tener el juego desde el primer día. La tendencia ha cambiado mucho y en cuanto han transcurrido tan solo unas semanas desde el estreno los precios suelen caer unos 20 euros, de modo que si esperas un poco es posible que logres evitar el hype y te ahorres un dinero. A no ser que haya algún incentivo de reserva que te atraiga muchísimo.

¿Qué más sale en su ventana de lanzamiento?

Otro aspecto primordial a tener en cuenta cuando vamos a comprar un nuevo videojuego es mirar qué otros títulos salen en los días anteriores y posteriores. Y es que tal vez nos demos cuenta de que dos juegos que queríamos salen prácticamente a la vez. Si solo vamos a jugar a uno de ellos no tiene demasiado sentido comprar los dos de lanzamiento para que se nos acumulen. Aunque, reconozcámoslo, todos lo hemos hecho.

¿Es una secuela o una nueva IP?

Aunque pueda parecer que no es algo excesivamente importante, que un videojuego sea una secuela o una nueva IP es algo a tener en consideración. Si se trata de una secuela y has jugado al título anterior ya sabes por dónde van a ir los tiros, pero si es algo completamente nuevo puede sorprenderte, para bien o para mal. Eso sí, en ocasiones merece la pena apoyar proyectos nuevos para que los desarrolladores se sientan respaldados.

¿Te gusta lo que has visto en el tráiler de lanzamiento?

Una buena prueba de fuego para saber si ese videojuego que tanto te emociona es o no para ti es el tráiler de lanzamiento. En ese par de minutos las compañías condensan todo lo bueno de su obra (sin spoilers, claro está), por lo que si ese tráiler final te deja frío probablemente el videojuego no es lo que estabas buscando. Puede que el tráiler no sea todo lo bueno que debería, pero suele ser un indicativo bastante importante.

¿Estás emocionado por las cinemáticas o por el gameplay?

Es muy posible que alguna vez te haya encandilado la ambientación o la premisa argumental de un videojuego pero que tengas tus reservas con el gameplay, o viceversa. Si ese es el caso lo mejor es no precipitarse con la compra y esperar para poder ver algo más sobre la obra, pues quizá el apartado sobre el que tenías dudas acabe estropeándote una experiencia a la que tenías muchas ganas. Esperar suele ser buena opción.

¿Está la distribuidora anunciando DLCs antes del estreno?

Los DLCs son parte indispensable en la industria del videojuego actual, pero algunas compañías lo llevan mejor que otras. Si antes siquiera de haber lanzado su obra base ya se están anunciando contenidos adicionales de pago que pueden ser importantes para la historia, tal vez sea una forma de advertirnos que lo mejor sea esperar a una versión definitiva que incluya todo el contenido que otros tendrán que ir pagando poco a poco.

¿Estás hypeado o es la industria quien lo está?

Esta es una buena última pregunta por si has superado todas las anteriores. El ruido de las redes sociales, los medios y tus círculos de amistades es, en ocasiones, dañino. Se encumbra a algunos videojuegos antes de haber sido lanzados y se nos bombardea con información e imágenes constantes sobre él, por lo que nos subimos al tren del hype sin darnos ni cuenta. ¿Estás hypeado o es la industria? Tenlo muy presente antes de realizar el desembolso.

 

Cerrar