La primera versión del Pokémon Aipom era tan adorable que no sabrás con cuál quedarte

Su nombre original era Teiru, una mezcla entre mono y... ¿gato?

Pokémon Aipom

Desde que se plantean hasta que llegan a los juegos y los conocemos de forma oficial, los Pokémon pasan por muchas etapas de diseño. Los monstruos de bolsillo no nacen con una apariencia inamovible e, incluso, algunos de los que conocemos han cambiado con el paso del tiempo, sino, mirad a Pikachu. Gracias a la filtración de una versión preliminar de Pokémon Oro y Plata, estamos pudiendo conocer muchos diseños descartados y criaturas que nunca vieron la luz. Como es el caso de Teiru, un Pokémon que acabó siendo Aipom.

Su nombre significa «cola» en castellano, y su diseño deja una clara conexión con el mono que todos hemos acabado conociendo, sobre todo quienes hayan visto la película de Detective Pikachu. Teiru tenía una apariencia bastante distinta a la de Aipom, de color negro y con forma de gato, aunque con las patas delanteras recordando a las de un mono, mantenía esa mano en el extremo de su cola. La misma que caracteriza al otro de tipo normal que lo acabó sustituyendo. Bajo estas líneas podéis ver su sprite original y una recreación de la que sería su ilustración:

Teiru, la forma original del Pokémon Aipom

El motivo por el que acabó quedando fuera de la PokéDex se desconoce, aunque todo apunta a que la forma y la apariencia no encajaban suficiente con lo que el equipo buscaba para enriquecer el plantel de la PokéDex de la forma más heterogénea posible. Al final, acabó teniendo el mismo destino que la línea evolutiva original de Cyndaquil.

Su diseño se aprovechó para crear al mono púrpura, aunque es posible que parte de la idea tras su concepción se conserve para crear alguna nueva criatura que veamos en la Galar de Pokémon Espada y Escudo. Los diseñadores siempre reaprovechan ideas descartadas para usarlas en los momentos más adecuados.

Y vosotros, ¿habríais preferido a Teiru u os quedáis con Aipom?

Otros artículos de Pokémon que te gustarán

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar