Problemas a los que todo gamer ha tenido que enfrentarse

Problemas a los que todo gamer ha tenido que enfrentarse

Hace mucho que el mundo de los videojuegos dejó de ser un entretenimiento para un público selecto y que se convirtió en un ocio de masas. El ocio electrónico es actualmente un fenómeno mundial y casi no existe personaje sobre la faz de la Tierra que no juegue a videojuegos, ya sea en consola, en PC o en un dispositivo móvil. Es por ello que todos nosotros, especialmente los jugadores habituales, hemos tenido que hacer frente a múltiples problemas.

De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy en nuestro nuevo artículo, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos tras este texto es una selección de problemas a los que todo gamer o jugón ha tenido que enfrentarse a lo largo de su vida. Hay un poco de todo, incluyendo problemas de los propios videojuegos y otros ajenos a ellos. Sin más te dejamos con nuestras propuestas.

Lag

No importa si es cosa de tu conexión o no, jugar a videojuegos multijugador con lag es lo peor que le puede pasar a un gamer. Quién no ha jugado a un shooter y ha experimentado esa sensación de ver cómo su personaje no acierta a un tío que se mueve erráticamente por el lag o ha tenido que completar un partido online en el FIFA mientras el juego se detenía cada dos segundos. La impotencia se apodera de nosotros.

Presupuesto limitado

Si algo malo tienen los videojuegos es que son un entretenimiento caro. Armarse un buen PC o comprar una nueva consola se lleva gran parte de nuestro presupuesto, pero ir comprando todo lo interesante que va llegando está solo al alcance de los bolsillos más pudientes. Es por ello que saber acertar con lo que compramos y descartar esos juegos con los que tenemos dudas es fundamental para manejar nuestro dinero.

Ver arruinada tu saga favorita

Todos tenemos nuestras preferencias y, por tanto, nuestras sagas de videojuegos predilectas. Lo peor que le puede pasar a alguien en esa situación es ver cómo su franquicia favorita se desmorona o acaba siendo olvidada. Ha ocurrido con Crash Bandicoot, Sonic the Hedgehog o Assassin’s Creed, aunque en estos tres casos parecen estar resurgiendo de sus cenizas para volver a la actualidad por todo lo alto.

Estereotipos

Un jugador habitual de videojuegos nunca se librará de los estereotipos de los que no son jugadores. El uso de la palabra friki como insulto, la creencia de que los gamers tienen que ser personas que nunca salen de su casa o que son gente inmadura son algunos de los topizacos más habituales. Lo mejor que podemos hacer en estos casos es seguir disfrutando con salud de lo que nos apasiona. Porque hay tiempo para todo.

Perder el progreso por no guardar

Aunque el autoguardado y los puntos de control son cada vez más habituales en los videojuegos todavía hay muchos que no hacen uso de ellos. Un buen ejemplo serían los títulos de rol de Bethesda, que nos permiten caminar durante horas sin guardar el progreso. Si nos matan es probable que perdamos la última media hora de juego. Es doloroso, pero nos enseña a ser más precavidos para próximas ocasiones.

Gestión del tiempo

Igual que antes decíamos que gestionar nuestro presupuesto para comprar lo que más nos interese es vital en los videojuegos, también lo es la gestión del tiempo. Nuestro tiempo es limitado y los juegos cada vez son más largos. Año a año nos encontramos con, al menos, un par de decenas de obras que superan las 100 horas, por lo que debemos saber elegir para no perder horas y horas en juegos que no nos gustan.

Rotura de consola

Desgraciadamente todos hemos tenido que pasar por esa situación. Nuestra consola, que tan buenos momentos nos ha dado, nos dice adiós y lo hace con dolor. Ninguna consola se va sin sufrimiento, pues un fallo interno o una rotura son los causantes, no hay muertes naturales. Lo peor de que se muera una consola no es perder los datos guardados, sino tener que hacer el desembolso de comprar una nueva.

Publicaciones relacionadas

Cerrar