Profesores vigilando a alumnos a través de Facebook

Las redes sociales tienen sus ventajas y sus inconvenientes. En ocasiones, las utilizamos para mostrar sentimientos tales como la alegría o la frustración. Esto último ocurre especialmente en los estudiantes, quienes hacen medio de su tablón para descargar su ira contra el profesor de turno que le ha puesto mala nota en un examen. Pues bien, cuidado con lo que decis, ya que los maestros pueden investigar vuestros perfiles.

Cada vez más directores de centros de educación optan por contratar servicios de diversas empresas que se ofrecen para filtrarles lo que los estudiantes publican en las redes. Los educadores buscan un equilibrio entra la libertad de expresión de los alumnos y un mayor control sobre problemas más serios como el acoso escolar. Aunque desde estas escuelas se están planteando el poder, si la ley se lo permite, castigar a los chavales por desahogarse en la red.

Según vemos en El País, los responsables de Glendale, en California, contrataron a la empresa Geo Listening para analizar las publicaciones de los niños del distrito en las redes sociales. Los alumnos se mofaron de la iniciativa, afirmando que no serían capaces de entender su jerga, e insinuaron que quizás sería más importante investigar a algún miembro del rectorado por sus actividades. Sin embargo, Chris Frydrych, consejero delegado de Geo Listening, se negó a explicar cómo trabaja su empresa, afirmando que les basta con “una pizca de tecnología y mucho capital humano”. Eso sí, pronostica que a finales de año tendrán contratos con 3.000 centros.

Por su parte, David Jones, de CompuGuardian, asegura que sus servicios permiten a los directores de los colegios controlar si los estudiantes investigan temas como la fabricación de bombas o hablan de la anorexia.

¿Qué os parecen estos métodos? ¿Pensáis que es un buen sistema de control para prevenir problemas o que se trata de un terrible método que coarta la libertad de expresión?

Publicaciones relacionadas

Cerrar