Próximos videojuegos que pueden suponer un todo o nada para sus sagas

En el mundo de los videojuegos existen sagas que no necesitan innovar demasiado o cambiar muchas cosas para que su próxima entrega siga siendo el mismo éxito que fue su antecesora. Sin embargo, otras tantas franquicias de ocio electrónico necesitan esforzarse al máximo para seguir teniendo el respaldo de los aficionados, de modo que un traspié puede suponer su fin, como ha ocurrido recientemente con Mass Effect.

Es precisamente de ello de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de videojuegos que están por llegar y que pueden suponer un todo o nada para sus sagas. Triunfar haría que les quedara mucho futuro por delante, mientras que fracasar pondría en riesgo su supremacía sobre la competencia o incluso podría acabar con ellas definitivamente.

Uncharted: El legado perdido

Nacido como DLC de Uncharted 4, El legado perdido se ha acabado convirtiendo en una expansión independiente y en el primer spin-off sin Nathan Drake como protagonista. Más Uncharted nunca puede ser negativo, pero perder la frescura es un riesgo que está ahí. Si el juego protagonizado por Chloe Frazer y Nadine Ross no supone el éxito que se espera tal vez no tengamos más Uncharted hasta dentro de mucho tiempo.

Destiny 2

El primer Destiny fue todo un éxito y todo apunta a que la segunda parte no cambiará esta tendencia. No obstante, muchos jugadores de la obra de Bungie quedaron insatisfechos con el contenido inicial de la primera parte, lo que les disuadirá de comprar de salida este Destiny 2. Si la segunda entrega repite este error es posible que mucha menos gente confíe en el potencial lanzamiento de una tercera parte.

Assassin’s Creed Origins

La saga Assassin’s Creed se ha tomado un año sabático para replantearse sus ideas, algo que no ocurría desde la primera entrega. Es por ello que hay tantas esperanzas puestas en Origins, que pretende acabar con esa tendencia de calidad descendente que lleva acusando la franquicia desde hace varios años. Sin embargo, un nuevo fracaso de crítica y público podría suponer el fin definitivo de la franquicia. Esperemos que no sea así.

Need for Speed: Payback

Hace bastante años que Need for Speed no atraviesa su mejor momento. Hace un par de años se intentó reactivar la saga con un reboot que tampoco funcionó demasiado bien, de modo que Payback parece ser la última bala de la franquicia de Electronic Arts. Que funcione bien en ventas podría ser primordial para que la saga sigue existiendo en futuros años y que no se quede en el ostracismo. Aún creemos en ella.

FIFA 18

Seamos claros: nada va a acabar jamás con la saga FIFA, pero sí hay un detalle que tener en cuenta. Konami ha apretado y cada año Pro Evolution Soccer se va acercando más a la calidad de FIFA (algunos siempre lo han preferido), por lo que Electronic Arts no puede dormirse en los laureles si no quiere que su supremacía en la simulación futbolística se ponga en peligro. Este podría ser un año crucial para la franquicia.

Knack 2

El primer Knack fue uno de los videojuegos de lanzamiento de PlayStation 4 y, sorprendentemente para muchos, confirmó hace unos meses que tendría una segunda parte de lanzamiento inminente. Seguro que será divertido, pero el título necesita mucho más que eso para ser un éxito y poder seguir ampliándose con más entregas. De que Knack 2 no sea un fracaso en la crítica podría depender el futuro de la saga.

Crackdown 3

Los dos primeros Crackdown son juegos bien valorados, pero la travesía de Crackdown 3 está siendo espeluznante. Retrasos, críticas y más retrasos. El exclusivo de Xbox One ya se ha ido a 2018 y muchos han perdido la esperanza en que sea el éxito que se esperaba, el juego que iba a aprovechar definitivamente el poder de la nube. Su situación es compleja y, claro está, el futuro de la franquicia depende completamente de cómo acabe siendo este esperado videojuego.

Cerrar