Quantum Break ha tenido un desarrollo lento pero necesario

Quantum Break ha tenido un desarrollo lento pero necesario
 
Quantum Break, el videojuego de acción más esperado para Xbox y desarrollado por Remedy, ha tenido uno de los procesos de creación más lentos y detallados y Sam Lake explica por qué. Entre los desafíos a hacer frente, el más complicado ha sido el de diseñar un juego con una tecnología completamente novedosa que explote al máximo el hardware. Quantum Break es el ejemplo de lo que seguramente se seguirá haciendo en el futuro: "Hay un montón de nuevas tecnologías, una nueva plataforma que es un nuevo universo, una nueva historia, hay una nueva jugabilidad. Es decir, un montón de prototipos, y un montón de investigación detrás”.
 
Para el directivo, cada vez que se realiza un videojuego y se pretende satisfacer al jugador y no solo convertirse en un éxito de ventas, dejando a un lado la calidad, siempre hay numerosos desafíos: “Si queremos mantener la calidad alta, hace falta tomarse tiempo y no caer en lo fácil, siempre se aseguran de dar un margen lo suficientemente amplio para que pueda pulirse el juego y ser tan bueno como merece".
 
Así que habrá que seguir esperando hasta abril del año próximo para poder jugar por fin a Quantum Break, el que promete ser el juedo del año en exclusiva para la consola de Microsoft. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar