¿Qué diferencias hay entre jugar todo un fin de semana de niño y hacerlo de adulto?

No os engañéis: lo que más esperabais de las navidades, un fin de semana o cualquier día sin deberes en vuestra infancia era el poder jugar todo el día sin distracciones ni quehaceres. Nada de polvorones ni el levantarse tarde. Pero de eso puede que haya pasado ya bastante tiempo y ahora seréis adultos responsables, comprometidos con vuestro trabajo. Bueno, aun con esas seguís marcándoos maratones de videojuegos de fin de semana.

A pesar de que prosigáis con esa vieja y bonita costumbre que es jugar durante todo un fin de semana, vuestra vida es diferente y hay algunos aspectos que cambian. Pero, ¿cuáles? ¿Qué diferencias existen entre vuestras jornadas maratonianas de videojuegos hace algunos años con las de ahora?

Para resolveros esa duda existencial, os vamos a enseñar una imagen, ideada por la web Dorkly, en la que se muestra precisamente la respuesta de vuestra incógnita. Primero se enseña al niño que ha disfrutado durante horas de su título, para luego dar paso al adulto que ha llevado a cabo la misma práctica. Os adelantamos que el resultado es inesperado, pero os agradará igualmente.

(Al final de la tira, podréis encontrar la respectiva traducción del texto)

ANTES

"¡He jugado durante todo el fin de semana! ¡Es increíble!".

AHORA

"He jugado durante todo el fin de semana".

"Podría haber adelantado mucho trabajo y quehaceres o algo que me viniera mejor. Pero no, en su lugar jugué 30 hora a Dragon Age Inquisition".

"- Vaya, suena increíble. – Fue brutal".

Publicaciones relacionadas

Cerrar