Qué esperamos de Nintendo Switch

Qué esperamos de Nintendo Switch

Nintendo resolvió la semana pasada, al fin, el misterio de la conocida como NX. La sucesora de Wii U con la que la Gran N pretende volver a dar guerra a Sony y Microsoft se llama finalmente Nintendo Switch. Como veían señalando los rumores se trata de una consola híbrida entre sobremesa y portátil, lo que la convierte en algo único dentro del catálogo de máquinas de gran potencia.

Podrás desacoplar la pantalla de Switch de la plataforma base y llevártela contigo adonde quieras, pero también volver a ponerla en su sitio y reproducir los videojuegos en la televisión de tu salón, como toda la vida. Pese a que el tráiler de presentación de la consola de Nintendo hizo hincapié en su portabilidad (seguramente para dejar claro el concepto desde el principio y no repetir el error de Wii U) la compañía nipona ha declarado en varias ocasiones que Switch es, ante todo, una consola doméstica.

También se ha asegurado que el dock en el que se acopla la pantalla portátil para ver los juegos por la tele no es la consola principal, y que esta todavía no ha sido mostrada. Si decides hacer de Switch una máquina portátil podrás unir a la pantalla dos mandos, llamados Joy-Con, que permitirán un manejo clásico de sistema portátil. Podremos, asimismo, separarlos para que un amigo juegue con uno y nosotros con el otro al mismo título. Finalmente también podrán acoplarse a un Pro Controller, que parece que no se venderá en el pack básico de Switch.

Otra de las dudas que dejaba la pantalla portátil es si tendría características táctiles, tal y como las tenía el pad de Wii U. Por lo visto en el tráiler y por lo que comenta Nintendo en su nota de prensa oficial para que no será así, pese a que la pantalla parece tener un tamaño de proporciones similares a ese controlador. En ese sentido tenemos ciertas dudas sobre su portabilidad, pues estamos hablando de una extensión considerable.

Los rumores de los meses previos al anuncio oficial de Switch también hablaban de que lo nuevo de Nintendo haría uso de cartuchos en lugar de los discos tan asentados en el mundo de las consolas de sobremesa actual. Lamentablemente no podemos decir nada más sobre ellos, una vez ya confirmados, pues no se han ofrecido detalles sobre capacidad, características técnicas o resoluciones.

Lo único cierto con respecto a las especificaciones es que una modificación de la Tegra de Nvidia, utilizada con frecuencia en tabletas y smartphones, será el procesador de Nintendo Switch, por lo que se nos hace complicado pensar que pueda alcanzar en potencia bruta a las actuales PlayStation 4 y Xbox One. Es por ello que creemos que podría rendir mejor como portátil que como consola de sobremesa, algo que contradiría las promesas de la Gran N en estas primeras horas.

Y precisamente respecto a la portabilidad de Switch se abre también el debate sobre cómo de extensa será su batería y qué autonomía tendrá. Los primeros rumores apuntan a tres horas de duración a pleno rendimiento, algo que no estaría mal y que, de hecho, dejaría claro que no estamos ante una portátil, sino que esa es solo una de las funciones de la consola.

Terminamos el repaso a lo que se sabe de la consola con una de cal y otra de arena. Nintendo ha confirmado que todos los amiibos lanzados hasta la fecha y todos los que están por venir serán compatibles. Lo que no será compatible serán los cartuchos de 3DS ni los discos de Wii U, por lo que la retrocompatibilidad podría no existir o hacerlo solo a través de los productos obtenidos digitalmente. Sea como fuere parece más que probable que tengamos que volver a pasar por caja si queremos jugar a Splatoon u otro juego del estilo en Switch.

El concepto de Nintendo Switch nos parece absolutamente magnífico. Y lo más importante es que se desmarca de la competencia, algo que siempre es prioritario en la Gran N. Los jugadores metidos en el mundillo de los videojuegos y amantes de Nintendo no tendrán ninguna duda con Switch ni con el concepto que propone, pero nos surge una gran duda de si la compañía japonesa será capaz de hacer entender qué es y cómo funciona Switch al gran público cuando la promocione por televisión.

Wii U fue una gran máquina y con un catálogo interesante pese a su escasez de videojuegos. Fue su difuso concepto el que lastró su éxito comercial, algo que tememos que pueda volver a ocurrir con Switch. Del mismo modo nos crea algo de confusión que se haya confirmado que ninguno de los videojuegos que se vio en el tráiler promocional de la consola haya sido confirmado para la misma. Ni el nuevo Mario, ni Splatoon ni Skyrim. Ninguno.

Pese a ello fue verdaderamente emocionante ver la gran confianza que las mayores compañías del sector han depositado en Switch. Y es que Electronic Arts, Ubisoft, Activision, Bethesda, From Software y muchísimas más están trabajando en diferentes proyectos para la máquina de Nintendo, que recuerda verá la luz en marzo de 2017 junto a The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

El concepto de Switch es sumamente interesante, aunque sigue ofreciendo algunas sombras que esperamos que puedan esclarecerse en los próximos meses (Nintendo ya ha asegurado que no volverá a dar información sobre la máquina en el presente 2016, lo que alimenta las dudas sobre el precio, otra de las grandes incógnitas). Creemos que será fantástica como consola semi-portátil (jugar donde queramos pero siempre cerca de nuestra casa, pues ni la autonomía ni el tamaño parecen adecuados para largas sesiones fuera de nuestro domicilio).

Tenemos más dudas, por la escasez de datos ofrecidos respecto a sus características técnicas, sobre cómo será como consola de sobremesa, la que debe ser su función principal. Finalmente, para compartir con amigos parece un gran sistema. A priori pinta sencilla y accesible poder jugar juntos en la misma pantalla, aunque la comodidad de jugar con un solo mando de tamaño reducido nos deja nuestras dudas.

Lo único que queda por tratar es el tema del precio. Tenemos un dos en uno, pero también una consola cuya potencia es un misterio y se presume inferior a la competencia. Algunos analistas expertos en videojuegos han estimado que no debería superar los 300 euros, aunque desde aquí pensamos que el precio será ligeramente superior de lanzamiento. Los 350 o incluso los 400 euros no serían descabellados en este sentido. ¿Te parecería un precio elevado de salida o lo suficientemente ajustado?

Nos queda aproximadamente medio año para que Nintendo Switch vea la luz y algunos menos para que la Gran N resuelva las dudas que a todos todavía nos rondan. Lo que es seguro es que la apuesta de la firma nipona no ha dejado indiferente a nadie dentro del sector de los videojuegos y lo único que esperamos desde aquí es que el gran público sea capaz de comprender la nueva idea de Nintendo. Porque si a Nintendo le va bien, a la industria del videojuego le irá mejor.

Publicaciones relacionadas

Cerrar