¿Qué haría Microsoft si la NSA le pidiera los datos que captase Kinect? Ir a juicio

Cuando todavía colea y mucho, frenéticamente incluso, todo el asunto del espionaje de la NSA y la recolección de datos de usuarios a través de sus propias transmisiones por la red, Microsoft tiene muy claro lo que haría si el Gobierno de los Estados Unidos entrase por la puerta dispuestos a recolectar toda esa información privada. Los de Redmond aseguran que se defenderían como gatos panza arriba en este supuesto y que lanzarían todo el arsenal legal que tuviesen a mano para evitar esta desagradable circunstancia.

El hecho de que Kinect venga conectado de serie a las nuevas consolas Xbox One es algo que inquieta al usuario medio por cuanto que su privacidad puede verse en entredicho, aunque Microsoft ya ha asegurado que no usará el dispositivo para espiar a nadie. Pero en caso de que señores trajeados acudiesen a las oficinas con estas intenciones, Microsoft asegura que “afrontaríamos de manera agresiva en los juzgados cualquier intento de obligarnos a ello”, como podemos leer en The Verge. Algo que no creen que se produzca ya que “a menos que saquen una nueva ley no creemos que el gobierno tenga autoridad legal como para obligarnos a nosotros o cualquier otra empresa que haga productos con cámaras y micrófonos a comenzar a recopilar datos de voz y vídeo”, como afirma un portavoz de la empresa.

Skype podría ser otra de las fuentes de las que obtener estas informaciones subrepticias, pero Microsoft descarta de plano que tengamos que temer de pinchazos en esta aplicación: “Debido a la arquitectura peer-to-peer y las técnicas de encriptación de Skype no podría cumplir con las condiciones necesarias para ello”. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar