Qué son los TFLOPS y qué nos dicen sobre PlayStation 5 y Xbox Series X

Cogemos la calculadora para hacer cuentas y explicar qué hay detrás de este término y lo que significa para la next-gen.

scarlett xbox

Los habéis visto cientos de veces, e incluso nosotros hemos escrito cientos de veces sobre ellos. Para muchos, son el número con el que se compara la potencia de las consolas y, sobre todo, de las GPU en general; no obstante, su significado va mucho más lejos. Seguramente ya sabrás cuántos TFLOPS tiene PS5 y también cuántos TFLOPS tiene Xbox Series X. Pero, ¿sabes qué significan exactamente los TFLOPS? No te preocupes, porque aquí vamos a explicar qué hay tras ese término tan utilizado en la industria del videojuego.

Para entender mejor este término «techie» hace falta ahondar en su raíz, en qué significan los FLOPS y qué supone que haya una mayor cantidad de ellos en una GPU. Porque, vamos a empezar dejando algo claro, los FLOPS y los TFLOPS no miden el rendimiento de un hardware al completo, se limitan solo a su unidad gráfica, a lo que todos conocemos como GPU. Además, su significado varía incluso en función del fabricante. En efecto, la cosa es algo más complicada de lo que se suele pensar.

Vale, ¿y qué son los FLOPS?

Microsoft detalla las especificaciones de Xbox Series X

Los FLOPS (Floating Point Operations per Second) son un indicador de potencia, o de rendimiento, que nos revela la cantidad de operaciones en coma flotante (o punto flotante) por segundo que puede llevar a cabo una unidad de gráficos. Este componente, la GPU, puede realizar operaciones aritméticas mucho más complejas que la CPU, ya que esta otra trabaja con operaciones de coma fija – aunque puede simular funciones de coma flotante con unidades aritmético lógicas, ALU, o contar con unidades dedicadas a ello, FPU. Debido a esto, es habitual ver a firmas como NVIDIA realizando chips para trabajar con IA, como se ha visto con los coches autopilotados.

¿Cuánto es 1 TFLOP y cómo se calcula?

Partiendo de eso, ahora tenemos que saber qué es un Tera, ya que es la otra parte de los TFLOPS (Tera FLOPS). En informática, el prefijo Tera equivale a 10 elevado a 12 veces la unidad a la que acompaña. Así, cuando hablamos de un disco duro de 1 TB o Terabyte, nos referimos, a un disco con una capacidad de 10 elevado a 12 bytes, o lo que es lo mismo, 1024 GB. Si nos llevamos este mismo cálculo al campo de los FLOPS, tenemos que 1 TFLOP son 1024 GFLOPS; es decir, 1.000.000.000.000 FLOPS u Operaciones de Punto Flotante por Segundo.

Para calcular cuántos TeraFLOPS tiene una GPU, se debe hacer una operación matemática muy sencilla. Este indicador se obtiene como resultado de multiplicar las Unidades de Cómputo (CU) por el total de Shaders por CU, la frecuencia a la que trabajan y la cantidad de instrucciones por pulso de reloj. Para verlo más claro, mirad a continuación:

  • TFLOPS de PlayStation 5: 36 CU x 64 Shaders/CU x 2,23 GHz x 2 instrucciones por pulso de reloj = 10.275,84 GFLOPS = 10,28 TFLOPS
  • TFLOPS de Xbox Series X: 52 CU x 64 Shaders/CU x 1,825 GHz x 2 instrucciones por pulso de reloj = 12,147,2 GLOPS = 12,15 FLOPS

¿Qué significan los TFLOPS de PS5 y los TFLOPS de Xbox Series X?

Xbox frente a PlayStation

Habiendo dejado claros los aspectos anteriores, ahora vamos a trasladarlos a la next-gen que Sony y Microsoft ya han perfilado para este año, si el Coronavirus no da más problemas. Sabiendo que PlayStation 5 tiene 10,28 TFLOPS, podemos hacer un cálculo sencillo para ver que esto se traduce en ni más ni menos que 10.280.000.000.000 Operaciones de Coma Flotante por Segundo. Asimismo, los 12 TFLOPS de Xbox Series X significan en realidad que su GPU puede llevar a cabo 12.000.000.000.000 Operaciones de Coma Flotante por Segundo. Volviendo a esos cursos de Primaria en los que aprendimos esa operación tan básica, la resta, podemos asegurar que la diferencia en cálculo total entre ambas es de 1.720.000.000.000 Operaciones de Coma Flotante por Segundo, que se traducen en 1,72 TFLOPS de diferencia entre ambas, o una diferencia porcentual de un 18%.

Para que podamos hacernos una idea mejor de la diferencia que hay entre ambas consolas next-gen en cuanto a capacidad de cálculo, si algún mago de la ingeniería pudiera acoplar una PS4 estándar a la nueva PS5, la nueva consola de Sony adelantaría por muy poco a la de Microsoft en cuanto a operaciones por segundo. Sería una comparación adecuada ya que, además, tanto XSX como PS5 utilizan arquitectura AMD RDNA 2, por lo tanto, se podría decir que 1 TFLOP de una equivale a 1 TFLOP de la otra, cosa que no siempre se puede afirmar por cómo trabajan las diferentes arquitecturas en materia de GPU.

Aun así, debemos advertir que este medidor es algo totalmente orientativo. El rendimiento real de una consola depende de muchos más factores, ya que esto se limita única y exclusivamente a la capacidad de hacer más cálculos simultáneamente de una GPU, y todos sabemos que el hardware de una plataforma es mucho más que su unidad de procesamiento gráfico.

Lo que no dicen los TFLOPS

sony nintendo microsoft

Era una de las afirmaciones que el propio Mark Cerny hizo durante la presentación técnica de PlayStation 5, y que debemos repetir porque es totalmente cierta: los TFLOPS solo indican un aspecto del rendimiento de una GPU, pero no indican su potencia y rendimiento totales. Sin ir más lejos, la frecuencia de reloj de la unidad gráfica es crucial para influir en el rendimiento, sobre todo de cara a la tasa de fotogramas por segundo. Habría que ver hasta qué punto se diferencian ambas plataformas en este sentido, ya que una apuesta por una mayor cantidad de Unidades de Cómputo (CU), lo que le permite realizar más procesos simultáneamente; mientras que otra opta por una mayor frecuencia con menos CU, lo que le permite llevar a cabo cada proceso con más rapidez.

Asimismo, queda por ver también los posibles cuellos de botella que se puedan generar en aspectos como las tasas de transferencia, las velocidades de las memorias y, por supuesto, el equilibrio entre CPU y GPU de las consolas. En este sentido, Microsoft ya ha avisado de que está preparando una solución única para capear el hecho de contar con dos memorias GDDR6 a diferencias frecuencias, algo muy importante para determinar la capacidad de trabajar con texturas de gran tamaño.

Por otra parte, también es interesante comprobar cómo se comportan ambos hardware cuando empiecen a trabajar con situaciones muy complejas. En resumen, los TFLOPS pueden ser un indicador de la capacidad de cálculo, pero son un indicador vago a la hora de ver el rendimiento real de un sistema. ¿Cómo podemos comprobarlo? En navidades de 2020, cuando ambas plataformas lleguen a las tiendas.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar