Quejarse del trabajo en Twitter os puede llevar al paro por culpa de una web

Pongamos que llegáis a casa tras un duro día de trabajo, dejáis la chaqueta y el portapapeles, os dejáis caer sobre la butaca, os aflojáis el nudo de la corbata y, raudamente, acudís a desahogar en Twitter las penas diarias con las que el borde de Gómez, de contabilidad, os hace sacar los cabellos verdes, o el inaceptable comportamiento de Maripuri, la secretaria que pasa de todo. Pero cuidado, amigos, porque las paredes oyen y las páginas web leen.

La página FireMe!, obra de dos desarrolladores alemanes, se dedica a detectar gente en la red social que, como su nombre indica, está pidiendo a gritos que la echen a la calle. Su código coteja palabras como “hate” (odio), “boss” (jefe) o “job” (trabajo) que estén situadas en una misma frase y bastante cerca entre sí. Vamos, que poner finos a los superiores puede incurrir en el riesgo de ser despedido, algo de lo que el programa advertía a los refunfuñones, y decimos advertía porque ya no es así. Haced caso de esta advertencia de Gizmodo y tened cuidado con lo que decís de vuestros jefes. A menos, claro, que no apreciéis vuestro empleo. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar