Quince mascotas que se quedaron en el olvido

Quince mascotas que se quedaron en el olvido

Así es la gloria. Cuando la alcanzas te sientes invencible, capaz de todo. Crees que jamás bajarás del pedestal y que vivirás para siempre. Craso error. Pasa con los mejores, nos pasa a los humanos y les pasa a estas mascotas de videojuego que llegaron para comerse el mundo pero que se retiraron tras perder el favor del público. Y eso que algunos trascendieron los videojuegos, como fue el caso de Earthworm Jim, que dispuso de serie animada. Bubsy también, pero era tan horrible que sólo se conserva el piloto y gracias.

Hoy vamos a recordar a estas quince mascotas que en su momento fueron abanderados de sus respectivas compañías en aquellos días de vino y rosas. Unos se retiraron con honores y la conciencia del deber cumplidos. Otros pasaron con más pena que gloria, y otros son solo meros ejemplos de que no basta cumplir con lo básico para que te recuerden. Veamos a nuestros 15 olvidados:



Earthworm Jim (Shiny Entertainment)

El gusano de tierra más famoso del mundo, un anélido que se metió dentro de un traje especial que le convertía en un héroe de acción tuvo dos geniales juegos de plataformas, un aberrante título en 3D y un intento de repesca. Le dió la fama a David Perry.



Tombi (Whoopee Camp)


En su Japón natal se llamó Tomba, y es un primitivo joven de pelo rosado que gozó de dos juegos muy reconocidos. La lástima es que Whoopee Camp cerró sus puertas poco después.



James Pond (Vectordean Ltd / Millenium Interactive)

El héroe con licencia para bucear. James Pond apareció de la mano de EA en sistemas de 16 bits en tres juegos de plataformas, James Pond, James Pond 2: Codename RoboCod y James Pond 3: Operation Starfish, tomando referencias de James Bond, RoboCop y héroes pulp espaciales como Flash Gordon. Finalmente se dió al deporte en Aquatic Games y nada más supo hasta el denostado James Pond in the Deathly Shallows para iPhone, que poco ha hecho para que el mundo le recuerde.



Voodoo Vince (Beep Industries)

¿Recuerdas a este muñeco vudú que protagonizaba un juego de plataformas de 2003 para Xbox? Ya, mucha gente tampoco. Su juego era bastante correto, que es más de lo que pueden decir otros.



Ristar (Sonic Team)

Uno de los conceptos desechados de Sonic era el de un conejo que podía alargar sus orejas para coger cosas. Yuji Naka lo rescató en Ristar, un buen juego de plataformas con mucho colorido y buena aceptación. Pero ahí se quedó…



Aero the Acro-Bat (Iguana Entertainment / Sunsoft)

¿Puede haber algo más guay que un murciélago trapecista con actitud rebelde noventera? La respuesta es “sí”. Pero Aero al menos dejó dos buenos juegos y un spin-off protagonizado por otro Poochie de manual: Zero, la ardilla kamikaze. Estuvo a punto de tener serie animada, pero la cosa no fructificó.



Billy Hatcher (Sonic Team)

Repite el Sonic Team, ahora desde los tiempos de GameCube con el héroe de Billy Hatcher and the Giant Egg, y es que no quisiéramos vivir en un mundo donde un muchacho disfrazado de pollo que se dedica a ir haciendo rodar huevos enormes caiga en el olvido. Provocó que hubiera una recogida de firmas para que apareciera en Sonic & All Stars Racing Transformed como DLC.



Bubsy (Accolade)

Descarado, vacilón y con una camiseta como único atuendo, Bubsy es todo lo que odias de las mascotas de los noventa en una. No obstante, sus juegos de plataformas se hicieron un nombre. Su saga terminó con un título en 3D y una serie animada que no llegó a emitirse.



Alex Kidd (Sega)

Alex Kidd era el rey de la casa en Sega hasta que llegó Sonic. Protagonizó varios juegos, incluyendo parodias, pero de todos el más recordado es Alex Kidd in Miracle World, incluido en la memoria de Master System II y un juegazo sin paliativos.



Master Higgins (Hudson Soft)

Caso curioso el de Master Higgins, porque de hecho su origen está en Sega. Westone poseía los derechos sobre el código y características jugables del éxito de recreativas Wonder Boy, mientras que Sega se quedó con el título y el personaje en propiedad. De modo que para las versiones en consolas de otros fabricantes, recreadas en la serie Adventure Land, Tom Tom se convirtió en Takahashi Meijin, un empleado de NEC que ostentaba el récord de mayores pulsaciones de botón en un solo segundo. En occidente, donde la hazaña de Takahashi no era muy conocida, pasó a llamarse Master Higgins, y aún hoy echamos de menos a ese briboncete en gorra y taparrabos con hacha de sílex en mano.



Sir Daniel Fortesque (SCE Cambridge Studio)

No todo el mundo lleva estar muerto tan bien como el protagonista de Medievil y Medievil II. Sir Daniel Fortesquel, como Rascayú, es un cadáver nada más después de recibir un flechazo en su ojo izquierdo, pero puede atizar con su propio brazo como arma cuando los muertos salen de sus tumbas por obra de un nigromantes. Tras sus dos juegos volvió a su fría sepultura.



Gex (Crystal Dinamics)

Otro caso de mascota chulesca que apuntó más alto de lo que debía. Tres juegos, tres, de plataformas con Gex el Gecko no bastaron para hacer popular a esta lagartija que acabó de personaje oculto en Hot Shots Golf 2.



Croc (Argonaut Software)

Seguimos con reptiles. Croc: Legend of the Gobbos es un juego de plataformas en 3D para PlayStation, PC y Game Boy Color que llega cuando el género ya está pulido, y eso hace que Croc, aunque seguramente no le veas en ninguna camiseta por la calle, al menos tenga un buen juego en su haber. Tuvo una secuela para los mismos sistemas y tres juegos para móviles donde su chispa ya se apagó.



Blinx (Artoon)

¿Nunca te has preguntado cuál era la mascota de la Xbox original? Muchos dirán que es el Jefe Maestro, o incluso nombrarán a la ardilla Conker, también digna de pasarse por aquí, pero el caso es que la propuesta oficial, al menos para el mercado japonés, era Blinx. Blinx: The Time Sweeper es un lince que protagoniza el juego del mismo nombre, publicitado como “el primer juego en 4D” debido a su control sobre el tiempo que le permite avanzar, pausar o rebobinar la acción. Si miró al futuro alguna vez, seguramente se deprimió al ver que ni en Microsoft se acuerdan de él tras dos entregas.



Pentaro (Konami)

La mascota oficial de Konami por encima de Goemon, de la Vic Viper, de Twin Bee, de cualquier Belmont, de cualquier Snake y hasta de cualquier jugador del PES es Pentaro. Y es que este simpático pingüino ha hecho infinidad de apariciones desde Penguin Adventure, juego de Hideo Kojima en sus comienzos. Sus aportaciones más relevantes han sido en la saga Parodius, pero Pentaro ha estado entre bambalinas en muchísimos títulos de la desarrolladora. Ahora mismo está con el resto de propiedades guardadas en el desván de los tiempos mejores.

¿A cual recordabas más?

Publicaciones relacionadas

Cerrar