7 razones para jugar videojuegos con protagonistas femeninas

Los videojuegos han creado personajes femeninos con mucha personalidad.

A lo largo de la historia, los juegos han formado parte indisociable de la naturaleza del ser humano. Según afirmaba John Huizinga, filósofo y académico holandés, el hombre actual podría clasificarse como Homo Ludens haciendo referencia a la función social del juego en la cultura. Así que por mucho que algunos sectores intenten dinamitarlos, los videojuegos son cultura. En muchos casos tienen una labor pedagógica y favorecen el desarrollo de las propiedades cognitivas. Y desde hace un tiempo, los juegos buscan traspasar la pantalla, tratando temas más humanos como la soledad, la depresión o el bullying, consiguiendo empatizar con personas que se sienten identificados con el personaje principal. Por eso, cada vez es más habitual que los estudios de desarrollo quieran reflejar la realidad en la que vivimos y permitir a los jugadores más poder de decisión.

El ejemplo más reciente es Ubisoft y su manera de incluir protagonistas femeninas en Assassin’s Creed, muy debatido en redes sociales. El anuncio del nuevo Assassin’s Creed Valhalla ha vuelto a poner en la diana el debate y la sorna de unos pocos sobre las protagonistas femeninas en los videojuegos. Esta entrega permitirá elegir entre un personaje masculino o femenino como ya se hizo en Odyssey, en el que Kassandra fue sin duda la gran revelación.

Pero no es el único ejemplo porque si algo nos han enseñado los videojuegos es que hay grandes damas con razones suficientes para engancharnos horas y horas delante de la pantalla. El primer personaje femenino que protagonizó su propio videojuego fue Ms. Pacman en plena fiebre de las recreativas. No sólo tiene el honor de ser la primera dama de los videojuegos sino que es la cuarta recreativa más vendida de la historia. ¿Por qué necesitamos protagonistas femeninas? Veamos todo lo que aportan.

Quiero ser como Lara Croft

tomb raider definitive edition

Muchas jóvenes encontraron en Lara Croft el paradigma de una heroína como nunca antes habían visto. Una mujer totalmente independiente que se adentraba en ruinas antiguas, cuevas y otros lugares donde descubrir artefactos. Una aventurera cuya publicidad de la época no dudaba en sexualizarla para dirigirse a un público ampliamente masculino. Este rol de mujer explosiva también se llevó a la gran pantalla, pero en esencia seguía siendo la misma arqueóloga intrépida. Fue con el reboot de 2013 donde consiguió un papel más íntimo y cercano.

La ambigüedad de Samus Aran

Samus Aran final secreto

Aunque llegó antes que Lara Croft, nada hacía pensar que fuera una mujer. El traje de poder de Samus no decía nada sobre su género, así que de manera intencionada querían que el jugador llegase al final del juego sin saber esta información sobre el personaje. Según explicó Yoshio Sakamoto, director del primer Metroid, a alguien se le ocurrió que «sería impactante que Samus Aran fuera una mujer» y todos apoyaron la idea. Incluyeron un final secreto donde Samus se quitaba el casco y mostraba que en verdad se trataba de una mujer muy atlética. Y es, en cierto modo, una buena metáfora de lo difícil que era para una mujer dar el paso al frente en algunos ámbitos profesionales como la literatura.

Zelda y su evolución

Princesa Zelda en Breath of the Wild

No es protagonista como tal. Zelda era un personaje inicialmente tan desplazado que muchos jugadores llegaron a pensar que el protagonista se llamaba Zelda. Pero memes aparte, Zelda adoptaba el clásico rol de princesa en apuros y no tiene especial protagonismo en los juegos. Sin embargo, el tiempo le está poniendo en el lugar que merece y en Breath of the Wild tuvo mayor peso que en las primeras entregas. Incluso su aspecto se aleja de los estereotipos y la presenta con pantalones. Posiblemente estemos en un punto de inflexión para este personaje que nos hace preguntarnos si es el momento para dar el salto como protagonista de su propio juego. El tiempo lo dirá.

Kate Walker, la determinación

Kate Walker

Syberia es una aventura gráfica en tercera persona que nos presentó a una abogada neoyorkina que sale del despacho para vivir una increíble aventura. Walker es la confirmación de la mujer ambiciosa que quiere descubrir la verdad de lo que ocurre, sin obstáculos. De este personaje sorprenden las conversaciones con su novio, su madre y su mejor amiga, que le ponen continuamente entre la espada y la pared para que regrese. Kate desoye todos los consejos y finalmente se libera de sus ataduras para vivir como quiere.

Jill Valentine contra una horda de zombies

Jill Valentine Resident Evil

Llegó Resident Evil y Raccoon City, donde no había lugar para las princesas. Entonces ya se podía elegir entre un personaje masculino (Chris Redfield) o femenino (Jill Valentine) para vivir la aventura desde distintos puntos de vista ya que cambiaba ligeramente, fórmula que se replicó más tarde en la cuarta entrega de Alone in the Dark. Eso sí, el diseño de Valentine estaba sexualizado con una prenda de vestir no apta para correr delante de zombies y que se ha cambiado en el remake de Resident Evil 3. Aun así, es un referente en el survival horror y toda una declaración de intenciones.

Ellie, humana y vulnerable

Ellie

Princesas o guerreras. Parecía que en los videojuegos no había un término medio. Sin embargo, The Last of Us presentó a una joven asustada en un mundo postapocalíptico, tan humana que los jugadores podían sentir su vulnerabilidad. Es una de las claves del juego de Naughty Dog. A pesar de no controlar a Ellie, el personaje no queda en un segundo plano en ningún momento. Se siente la relación con Joel que se convierte casi en un padre para ella. Y la mayor prueba de su influencia es que será la protagonista de la esperada secuela. ¿Valiente? Sí, pero no una heroína por definición.

Kassandra y Aloy, las protagonistas definitivas

Kassandra

Hay pocos personajes femeninos que hayan calado tan hondo como protagonistas. Mientras Aloy se convertía en icono de PlayStation con un mundo enorme por descubrir, Kassandra ha adelantado por la derecha aotros protagonistas de Assassin’s Creed. El juego profundizó en su lado más personal, mientras descubría todo un entramado político para provocar la Guerra del Peloponeso. La mercenaria espartana demuestra sus dotes en el campo de batalla y por primera vez hay un sistema conversacional que le permiten al jugador diseñar a Kassandra como quiera. Es decir, puede ser implacable y cruel contra los enemigos o piadosa. Ambas son fuertes, inteligentes y con capacidad para decidir por sí mismas.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar