Red Dead Redemption rinde homenaje al Jefe Maestro, de Halo

Que a Rockstar Games le gusta introducir todo tipo de secretos, guiños, curiosidades y homenajes es algo que lleva mucho tiempo quedándonos más que claro. El estudio neoyorquino ha plagado los mundos virtuales de franquicias como Grand Theft Auto o incluso Red Dead Redemption de pequeños detalles escondidos a los ojos del público general, pero visibles para aquellos que se han lanzado de lleno a la exploración, cargados de curiosidad y ganas.

Los paisajes de New Austin, West Elizabeth y Nuevo Paraíso, aquellos que conformaron el mítico western de la compañía (que ahora vuelve en 4K gracias a la retrocompatibilidad de Xbox One X) y que probablemente veremos en su secuela este otoño, se convirtieron en el lugar donde esconder todas esas cosas que a los miembros de esta compañía le gusta introducir. Red Dead Redemption es, además de una aventura inmensa ambientada en el Salvaje Oeste, de una historia desgarradora sobre la redención de alguien que busca cambiar su vida, el paraje perfecto para las referencias, incluso a otras grandes sagas.

De hecho, uno de los detalles más curiosos que esconde este juego señala de forma directa y sin tapujo alguno a la franquicia Halo. Así es, el Shooter por excelencia de Microsoft y Xbox tiene su pequeñísimo momento de gloria en este juego, aunque es a través de una cita solo apta para aquellos que conozcan de pe a pa la historia del Jefe Maestro y todo su paso por las videoconsolas creadas por la empresa de Redmond. ¿Dónde se encuentra?, ¿qué es exactamente? Eso es lo que vamos a explicar a continuación.

En el mapeado de este videojuego hay infinidad de cementerios repletos de tumbas con inscripciones de lo más variado. Hay mensajes que citan a películas como el «Hombre sin Nombre», de Clint Eastwood, o incluso personajes entre las tumbas que hacen también guiños a obras populares, véase la referencia a «El Bueno, el Feo y el Malo» que hay también por ahí. Es en uno de estos campos santos donde se encuentra el guiño a Halo.

Para ser exactos, hay que ir al cementerio que hay detrás de la Capilla de Blackwater. En una de las tumbas que se encuentran en esta zona, hay una que tiene la inscripción «Despertadme… Si ocurre algo interesante» («Wake me… if something interesting happens»). Este pequeño texto podría ser una simple broma de un difunto, pero apunta directamente a las palabras que el Jefe Maestro recita al final de Halo 3, justo cuando entra en la cámara de criogenización: «Despertadme, cuando me necesiteis» («Wake me when you need me»). La cita se convirtió en algo tan importante dentro de la franquicia que llegó a ser el nombre de una de las canciones más emotivas de la saga; de hecho, suena en el momento más dramático de la entrega posterior, Halo 4.

Es cierto que hay una clara diferencia entre ambas frases, la de Red Dead Redemption y la de Halo 3, pero la propia Rockstar Games ha insinuado en alguna que otra ocasión que este tipo de detalles son referencias a otras franquicias que consideran importantes o que, simplemente, les gusta jugar. Las similitudes son tan obvias como aquello en lo que no se parecen, y la importancia de la tercera entrega de la IP de Microsoft fue algo que marcó gran parte de la vida comercial de Xbox 360.

Imaginar a John Marston cara a cara con el otro John da pie a una escena totalmente incoherente, pero sería algo que haría explotar a los fans de ambas franquicias. Por desgracia, o por suerte, esta conversación se queda en la lectura de una lápida que, para muchos, es un gran homenaje.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar