Reggie Fils-Aimé asegura que la industria era muy complicada antes de Wii porque había muchas secuelas

El expresidente de Nintendo America reflexiona sobre su etapa en la empresa nipona.

Reggie Fils-Aimé en su oficina de Nintendo America

En febrero de este año el presidente de Nintendo America anunciaba su retirada. La marcha de Reggie Fils-Aimé de Nintendo America pilló a todos por sorpresa y, finalmente, el 15 de abril se despedía del cargo que ostentó durante 13 años. Fils-Aimé, que forma parte del programa Leaders in Residence de la Universidad de Cornell, ha concedido una entrevista a GameDaily.biz en la que habla, entre otras cosas, de su etapa en Nintendo.

El expresidente de Nintendo comenta en la entrevista que en la época de la Nintendo Wii, a principios de la década de los 2000, solo una de cada tres personas jugaba a videojuegos. Según Fils-Aimé, «la industria estaba estancada y en mercados clave como Europa y Japón, las ventas de software estaban en declive». Por este motivo, Nintendo tuvo que recapacitar y analizar la situación. «La compañía vio el estancamiento de la industria como resultado de demasiada complejidad, demasiadas secuelas. [Vieron] el mismo juego genérico, pero ahora es la versión cinco o seis, la falta de innovación y la falta de diversión», explica Reggie.

Fils-Aimé también habla sobre las compañías rivales, cuya respuesta a la situación del mercado fue «ofrecer más potencia y una representación visual más precisa». Sin embargo, Nintendo decidió ir por otro camino y un ejemplo claro es la diferencia entre Nintendo DS y PlayStation Portable. Lo mismo sucede sin comparamos Wii con lo que Sony y Microsoft hicieron con sus consolas.

Me propuse aprender todo lo que pude sobre la cultura japonesa.

Otro de los puntos interesantes de la entrevista surge cuando Reggie Fils-Aimé habla sobre la importancia que tiene la comunicación y, relacionado con esto, la diferencia de culturas y su esfuerzo por entender la cultura japonesa. Aimé explica que se sumergió «absolutamente en la cultura japonesa, especialmente la cultura y la historia de Kioto y la región más amplia de Osaka. Kyoto era muy diferente a Tokio y la cultura empresarial en Nintendo era diferente a todo lo que había experimentado. Los propios empleados de Nintendo dirían que el enfoque no es como el de cualquier otra compañía japonesa. Es verdaderamente único. Y me propuse aprender todo lo que pude sobre la cultura de Kioto [y] la cultura japonesa. Cuando visitaba Kioto, y lo hacía con bastante frecuencia, decidí pasar tiempo con ejecutivos principales, disfrutar de la cultura y usarla como una forma de trabajar mejor con mis compañeros y contemporáneos en la empresa».

Aprendí el poder del silencio y de dejar que la gente piense, en lugar de continuar tratando de impulsar un punto de vista particular.

También apunta que aprendió el valor de silencio y a dejar que alguien realmente piense y considere un punto que ha hecho. Señala que en la cultura occidental acostumbramos a «completar la conversación y a menudo no dejan que la otra persona piense». Fils-Aimé termina afirmando que aprendió «el poder del silencio y de dejar que la gente piense, en lugar de continuar tratando de impulsar un punto de vista particular».

Álex Pazos

Comunicador audiovisual centrado en videojuegos. No sé si subo o si bajo, depende. Mi primera consola fue la Mega Drive, que alimentó mi pasión por los videojuegos día tras día. Los detalles son tan importantes como una buena historia. Fortis Fortuna Adiuvat.

Publicaciones relacionadas

Cerrar