REPORTAJE: 30 años junto a Naughty Dog (Episodio 2)

Continuamos con nuestro reportaje especial de los 30 años de Naughty Dog justo donde lo dejamos. ¿Que no te acuerdas dónde lo dejamos? Pues si quieres leer la primera parte de este reportaje puedes pasar por este enlace.
Lo dicho, volvamos al lío en esta segunda parte del reportaje 30 años de Naughty Dog.

Una competencia muy leal

Una de las grandes claves del éxito de Naughty Dog ha sido su capacidad competitiva con los videojuegos del resto de estudios con características similares. Sin embargo, hay que destacar que desde el estudio no se han desmarcado por realizar prácticas agresivas en cuanto a la competencia, sino que han mantenido una interacción con el resto de compañías y sus productos de un modo leal. El perfecto ejemplo de esto lo encontramos durante la creación de Crash Bandicoot, momento en el que los chicos del perro travieso convivieron en sus estudios con los responsables de Spyro: the Dragon, por aquel entonces propiedad de Insomniac Games. Ambas compañías entablaron una gran relación, que se pudo trasladar a una sana competencia entre sus títulos.

Mientras Crash y Spyro avanzaban en sus aventuras en PlayStation, las relaciones entre Naughty Dog e Insomniac Games fructificaban favorablemente, valiéndose de toda la experiencia de todos los trabajadores de ambas compañías y ofreciendo videojuegos de una calidad inmensa, que obtenían un gran número de seguidores en todo el mundo. Sin lugar a dudas, el buen hacer es una práctica que obtuvo su merecimiento con el éxito cosechado durante aquella asombrosa época. 

Finalmente el dragón violeta y el marsupial pasaron a formar parte de las filas de Vivendi, por aquel entonces Universal, y los caminos de Naughty Dog e Insomniac Games se separaron, cuando estos primeros se mudaron de sus estudios a las oficinas de Sony. No obstante, ambas compañías crearon dos nuevas franquicias que volverían a competir en un mismo género plataformero: Jak & Daxter y Ratchet & Clank. Curiosamente, ambos estudios decidieron pasar de un único protagonista a una pareja, adentrándose en el terreno de los disparos y armas personalizadas con el universo que creaban. Incluso había algún que otro indicio de guiños entre uno y otro juego, algo que no hace sino reforzar la buena relación de ambos estudios y su sana y admirable competencia. Curioso, cuanto menos. 

  • De la continuidad a la revolución

Tras la continuidad que supuso Jak & Daxter en relación a lo que pudimos ver en Crash Bandicoot, los chicos comandados por Andy Gavin y Jason Rubin implementaron algunas novedades acordes a las necesidades del momento. En lugar de girar sobre nosotros mismos y saltar por todas partes rompiendo cajas y recogiendo manzanas, pudimos ver un tinte más adulto, donde nuestros protagonistas se enfrentaban a ejércitos malvados haciendo uso de un gran arsenal de armas, recorriendo una espectacular ciudad con estética futurista. Naughty Dog comenzaba a dar sus primeros pasos en los shooters en tercera persona. Todo ello, por supuesto, de la mano de Sony, que puso en las manos del estudio los primeros códigos de desarrollo del sistema PlayStation 2, junto a un poderoso presupuesto para crear una franquicia capaz de abandonar a Crash y conseguir una popularidad similar; Sony seguía poniendo el éxito de su segunda consola en manos de la compañía de la huella.

Pero Jak & Daxter y sus entregas sucesivas tan solo fueron el principio. Estos genios nos tenían preparada una auténtica revolución en la dinámica y tratamiento de sus juegos, aunque seguirían manteniendo su gran esencia, cargada de humor y personajes controvertidos y singulares. Uncharted nos trasladó a un universo absolutamente contrario a lo que nos tenían acostumbrados. La acción predominaba en las aventuras de un intrépido cazatesoros por el que es imposible no sentir simpatía. Esta acción desenfrenada se unía a una grandiosa aventura con puzles que resolver, disparos por doquier en enfrentamientos épicos y una historia con un gancho del que muy pocos pueden escapar. 

Un proceso revolucionario que continuó recientemente con The Last Of Us. La obra magna de Naughty Dog ha sido considerada como uno de los mejores videojuegos del momento, alcanzando el techo que se podía exprimir de PlayStation 3. A lo que pudimos ver en Uncharted, Naughty Dog quiso ir mucho más allá, proponiendo una historia de verdadera supervivencia, acercándonos más a las personas que componen la historia y entendiendo a una sociedad perdida ante la adversidad. Sin duda, es un título mucho más serio y oscuro que sus anteriores proyectos, pero no deja de tener ese colorido característico del estudio, algún toque de humor y un apartado visual asombroso. Con The Last Of Us, Naughty Dog conseguía marcar una época, no solo en el mundillo de los videojuegos, sino también para sus propios trabajadores.

  • Un título, una generación

La piedra angular de la posición que ocupa Naughty Dog en el panorama del videojuego se centra en la calidad de sus títulos. Su éxito se sustenta sobre unas bases bien claras que se reflejan en cada uno de sus proyectos, algo para lo que es necesario esfuerzo y dedicación. Resulta curioso que entre cada uno de estos proyectos se haya ocupado una distancia generacional de consolas. Crash Bandicoot apareció en la primera PlayStation, dando paso a Jak & Daxter en PlayStation 2, del que posteriormente cogió el testigo Uncharted en PlayStation 3. La única excepción la encontramos en The Last Of Us, tratándose de un título intergeneracional, entre la pasada generación y la actual. Mientras que ya se ha anunciado una nueva IP para PlayStation 4, en la que seguramente volverán a sorprendernos. 

Más allá de tratarse de una curiosidad, o de un hecho circunstancial, dice mucho de la metodología de Naughty Dog. Dedican el tiempo necesario para alcanzar el máximo nivel en sus juegos, algo que de cara al público siempre es agradable y resulta impactante y rompedor. Desde el estudio ya conocen la industria y la mayoría de sus secretos, por lo que actúan con cautela, tratando de superarse y rozar la excelencia. Se debe arriesgar, pero hasta cierto punto. El perro travieso finalmente ha sido capaz de establecerse en un lugar privilegiado y es en gran parte gracias a su constante en el trabajo. Crash Bandicoot funcionó en su generación, al igual que lo han hecho el resto de títulos; no se encasillan, pero tampoco dan bandazos. Esa es su verdadera esencia, la satisfacción del trabajo bien hecho.

Hoy en día nadie duda del potencial de Naughty Dog como grandes desarrolladores. Son unos genios en lo que hacen y expertos en crear grandes historias. Siempre consiguen dar un paso hacia adelante en cuanto a la mezcla de lo jugable y el apartado visual, que suelen ser fantásticos, y lo que nos quieren trasladar a través de los hechos y de sus personajes, que han llegado a convertirse en verdaderos iconos para muchos jugadores. 

Un equipo pequeño pero realmente compenetrado con ganas de explorar todas las posibilidades que ofrece lo nuevo, la implementación de sus máximos valores, énfasis y mimo en cada nuevo producto que se lanza, son solo algunas de las claves del salto hacia el éxito que ha experimentado Naughty Dog en estos 30 años de historia. Su humor desenfadado y sus interesantes ideas nos han terminado por cautivar con productos impresionantes. Este perro travieso comenzó siendo un cachorro en la industria del videojuego y hoy ya es todo un adulto que se ha convertido en un ejemplo para muchas empresas emprendedoras que quieren iniciarse en el mundillo, siguiendo los pasos del éxito cosechado por los padres de Crash Bandicoot, Jak & Daxter, Uncharted y The Last Of Us.

Por supuesto, lo que hemos mostrado no es su último ladrido: seguirán dando guerra y, a buen seguro, sorprendiéndonos con lo que son capaces de hacer, porque el futuro suelen escribirlo los mejores y desde Naughty Dog están destinados a ello. Treinta años cargados a sus espaldas son su mejor aval para esperar grandes cosas de este estudio durante los próximos años y seguir agrandando su historia. Por todo esto y por lo que está por llegar, ¡felicidades Naughty Dog!

Juan Montes

Juan Montes

Comunicador y apasionado de los videojuegos de aventuras, rol y plataformas. Crecí junto a un marsupial y blandiendo la llave espada; ahora acompaño a cazarrecompensas, asaltatumbas y luciérnagas con la misma pasión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar