Reportaje Especial RESIDENT EVIL

Hace ya casi quince años que Capcom nos metiera el miedo en el cuerpo. Y que lo hiciera con una serie sin la que a día de hoy sería difícil entender los títulos de terror y los videojuegos en general. Un homenaje a las películas de serie B, los experimentos fallidos, las mansiones encantadas y los zombis, que incluso supo ser visionaria y adelantarse a la pasión actual por los muertos vivientes. Pero modas a un lado, y muy influida por el clásico imprescindible Alone in the Dark, Resident Evil revolucionó la industria. Con Resident Evil 6 ya en las tiendas AlfaBetaJuega aprovechamos para homenajear los momentos más significativos de su historia.

6279

Resident Evil (1996)

El desencadenante de todo, y posiblemente la entrega más importante de toda la serie. Siguiendo las bases de Alone in the Dark, aunque orientándolo más al estilo gore de Romero que a la mitología Lovecraftiana, esta primera entrega nos ponía a investigar una mansión perdida en mitad de un bosque. En la piel de un equipo de asalto especial, los S.T.A.R.S., pronto descubriríamos que en aquel lugar se estaban llevando a cabo experimentos bioquímicos peligrosos con intenciones militares.

Con esta excusa, Capcom nos ofrecía un título donde la acción, la exploración y los puzles se fusionaban para crear una jugabilidad única. Y acentuada con una ambientación digna de la mejor película de terror. Todavía hoy, en sus últimas versiones para GameCube o Nintendo DS, sigue siendo un clásico terrorífico, y eso que han pasado casi quince años desde su estreno. Un grande con mayúsculas del mundo de los videojuegos, que ya ha pasado a la historia junto a nombres como Super Mario Bros, Tomb Raider o Doom.

 

 

 

Resident Evil 2 (1998)

Para muchos, el mejor capítulo de la serie. Resident Evil 2 fue la consagración de la franquicia en la época de treinta y dos bits, y expandió sus límites de forma considerable. Ya no visitábamos una sola mansión (y sus recovecos), sino una ciudad entera, Raccoon City, que a partir de entonces se convertiría en una de las insignias de la serie. Además el juego presentaba dos protagonistas muy distintos, Leon Kennedy y Claire Redfield, y explicaba el cómo de la propagación del Virus-T, causante de los males de la serie.

La jugabilidad de Resident Evil 2 respetaba en todo a la original, aunque apostando más por la acción y por un enfoque aún más cinematográfico. Una evolución que, desgraciadamente, se perdería en la tercera parte.

 

 

 

Resident Evil 3: Némesis (1999)

Quizás por las enormes expectativas puestas en él, Resident Evil 3 supuso una cierta decepción para algunos de los fans de la serie. Sobre todo por la escasa innovación que presentaba con respecto a la segunda parte. Capcom nos devolvía de nuevo a Raccoon City, aunque ofreciendo un nuevo protagonista, Jill Valentine, y a uno de los villanos más importantes del sector: la enorme criatura Némesis.

Pero pese a sus conformismos, Resident Evil 3 aún mantenía intactos algunos de los elementos más importantes del a serie, como un argumento muy elaborado, varios finales y un ritmo trepidante, además de terminar definitivamente con la historia de esta ciudad infestada de zombis.

 

 

 

Resident Evil Code: Veronica X (2000)

Desarrollado originalmente para Dreamcast, esta nueva entrega supuso una pequeña revolución. Aunque aún mantenía los cánones habituales dentro de la saga, sobre todo en lo que a jugabilidad se refiere, supuso un gran paso adelante a nivel técnico y argumental. Gracias a la potencia de la por aquel entonces sorprendente máquina de Sega, Capcom pudo elaborar un juego gráficamente impresionante, en el que manejábamos a una vieja conocida: Claire Redfield, que continuaba buscando a su hermano Chris. Según algunos críticos, se convirtió en el mejor Resident Evil hasta la fecha.

 

 

 

Resident Evil Zero (2002)

Posiblemente el último gran Resident Evil desarrollado según el estilo marcado por la primera aventura. Zero fue el cénit de la serie en GameCube -donde también había visto la luz un cuidado remake de la primera parte-, al menos hasta la llegada del innovador Resident Evil 4.

Aunque la aventura no era especialmente original, dado que la fórmula de Capcom empezaba a mostrar ciertos signos de fatiga, sí contaba con una interesante historia, la primera, cronológicamente hablando, de toda la serie. Además nos permitía cambiar en todo momento entre dos personajes: la agente Rebecca Chambers y el preso Billy Coen, aparte de contar con una calidad visual sorprendente. Como curiosidad, el final de la aventura coincidía precisamente con el principio del Resident Evil original.

 

 

 

Resident Evil 4 (2005)

Resident Evil 4 supuso muchas cosas, empezando por traer consigo la evolución que la serie estaba pidiendo a gritos. Pero lo más importante fue su nuevo control (con una ágil cámara por encima del hombro del protagonista) y su variado y emocionante desarrollo. Sobra decir que estamos hablando de uno de los juegos más influyentes de la historia, ya que su mecánica sería tomada más tarde como suya por series tan importantes y representativas como Gears of War o Dead Space, entre muchas otras.

El argumento nos ponía de nuevo en la piel de Leon Kennedy, que en este caso viajaba a un pueblo rural español para rescatar a la hija del presidente de Estados Unidos. Allí descubriría que sus lazos con Umbrella no habían terminado aún. Eso sí, en Resident Evil 4 la serie cambió a un estilo más orientado a la acción que al terror, que disgustó un poco a los seguidores más mitómanos de las primeras entregas.

 

 

 

Resident Evil 5 (2009)

Después de la fantástica acogida de Resident Evil 4 (que hizo que el título dejara de ser exclusivo de GameCube para ver finalmente la luz en otros sistemas), no sucedió lo mismo con la quinta entrega. A pesar de ser un juego con una calidad audiovisual impresionante, Resident Evil 5 insistía demasiado fielmente en la mecánica de su anterior entrega, haciendo que muchos usuarios se quejaran de su falta de originalidad. Además, su apuesta absoluta por la acción y por el juego en cooperativo apartó por completo a la serie del estilo terrorífico que siempre la había caracterizado.

 

 

 

Resident Evil: The Mercenaries 3D (2011)

La primera aparición de la serie para Nintendo 3DS es más una expansión del minijuego “extra” de algunas entregas que una nueva aventura por sí misma. Un título orientado a la acción, los disparos y el frenetismo que otra cosa. Pero pese a todo, sirve también como una especie de homenaje a la serie, y cuenta con extras y opciones multijugador suficientes como para justificar su compra. Sobre todo teniendo en cuenta que el catálogo de Nintendo 3DS no destaca precisamente por su gran cantidad de shooters.

 

 

 

Resident Evil Revelations (2012)

Otra entrega para Nintendo 3DS, que en esta ocasión vuelve a los orígenes de la saga, a los sustos y tiene un mayor componente de exploración. También destacó su estilo cinematográfico, que hico que recibiera buenas críticas en todo el globo. A día de hoy sigue siendo uno de los juegos mejor valorados para la portátil tridimensional de Nintendo.

 

 

Resident Evil: Operation Raccoon City (2012)

Aprovechando el enorme tirón del que posiblemente sea el escenario más popular de la saga, Capcom apostó de nuevo por el juego en compañía, con este título que además nos ponía en la piel de los malos, Umbrella, para deshacer el entuerto que la coorporación había organizado en la ciudad de Raccoon. Viejos conocidos y un desarrollo muy centrado en los disparos eran su carta de presentación.

Ha habido más juegos de esta mítica franquicia, pero pensamos que estos fueron los que hicieron historia. Sin hablar de Resident Evil 6, que nos sorprendió a todos en su momento con este trailer debut que aquí debajo os dejamos, y que ya tenéis en las tiendas. Podéis leer nuestro reciente análisis aquí

6190

Hemos puesto en marcha una ENCUESTA para que nos digais cuál es vuestro juego de la saga favorito, ¡Entrad y votad!

Publicaciones relacionadas

Cerrar