Reportaje: Los mejores juegos de las Tortugas Ninja

Los ochenta y noventa fueron suyos. Aunque nacieron como un cómic independiente realmente adulto, las famosas Tortugas Ninjas (Teenage Mutant Ninja Turtles o Heroes) no tardaron en convertirse en todo un fenómeno, sobre todo entre los más pequeños de la casa. Sus dibujos animados, películas y juguetes fueron solo un preámbulo para lo que realmente nos importa: los videojuegos. Desde que aparecieran en la época de los ocho bits, Leonardo, Rafael, Donatello y Michelangelo no han dejado de protagonizar distintas aventuras, algunas con más éxito que otras. Aquí repasamos aquellas que mejores recuerdos nos traen.

¡Cowabunga!  

Teenage Mutant Hero Turtles (1989)

La primera entrega de la saga para NES, y sin duda la menos brillante. Tras su flamante cubierta, directamente sacada de los cómics originales, se escondía un cartucho aventurero que, pese a dar cierta libertad de acción al jugador (había distintas misiones cuyo orden se podían elegir) no resulta especialmente jugable ni divertido. De todas formas, el carisma de los personajes lo compensaba un poco.

 

 

Teenage Mutant Hero Turtles 2: The Arcade Game (1989)

En esta ocasión Konami, la responsable de estos personajes por aquel entonces, sí fue capaz de firmar un título entretenido y con unos gráficos más que respetables. Su nombre no era casual, la primera secuela para NES ya se basaba en una recreativa anterior, de la cual tomaba su adictivo desarrollo y espíritu totalmente arcade.

Teenage Mutant Turtles III: The Manhattan Project (1991)

Siguiendo el estilo del juego anterior, esta vez Konami dotó de una mayor personalidad a cada una de las tortugas, teniendo estas movimientos realmente personalizados por primera vez. Además, los gráficos eran bastante buenos para la época, y las partidas con un amigo, antológicas. Sin duda uno de los cartuchos arcade más recordados de los ocho bits de Nintendo.

 

 

Fall of the Foot Clan (1991)

Fue el primer juego protagonizado por los cuatro quelonios en la mítica portátil de Nintendo, Game Boy, y lo cierto es que incluso a día de hoy es muy recordado por los fans. Técnicamente tenía su aquel, con personajes grandotes y fondos variados, y la jugabilidad destacaba por una dificultad bastante alta, cinco niveles distintos y la posibilidad de manejar a las cuatro tortugas. Los enemigos finales eran de lo mejor.

Back from the Sewers (1992)

Segunda entrega portátil, también a un nivel similar al original. El juego era un típico beat ‘em up de la época, muy influido por los dibujos animados. Los conocidos archienemigos de las tortugas (el Despedazador y compañía) seguían poniéndonos las cosas difíciles, aunque en esta ocasión las diferencias entre los héroes protagonistas eran más pronunciadas.

 

 

Turtles in Time (1992)

Posiblemente el mejor juego de las Tortugas Ninja hasta su fecha de lanzamiento, y uno de los más valorados por los fans. Este cartucho de dieciséis bits, también basado en un arcade de Konami, tenías unos gráficos cien por cien sacados de la serie de televisión, con unas animaciones fantásticas y movimientos muy fluidos y especiales para cada reptil. Además era largo y adictivo como él solo. En 2009 vio la luz un remake digital con gráficos renovados, más acorde con los tiempos actuales aunque menos carismático.

The Hyperstone Heist (1992)

A principios de los noventa, la exclusividad de Konami con las consolas de Nintendo desapareció. Y al fin muchas de sus sagas más potentes, como Castlevania o Las Tortugas Ninja, dieron el salto finalmente a MegaDrive. En este caso con otro destacable arcade cuya espina dorsal era la misma que en el Turtles in Time de SNES. Aún así había algunos niveles distintos, enemigos y extras, para, como siempre incentivar la rivalidad entre ambas máquinas de dieciséis bits.

 

 

Radical Rescue (1993)

La despedida ninja de Game Boy. En esta ocasión el juego cambiaba relativamente su fórmula, presentando un lanzamiento menos lineal y que tomaba prestados algunos elementos de Metroid. Aunque en la portada aparecía Leonardo, era con Michelangelo con el que empezábamos la aventura. Luego el poder exclusivo de cada tortuga era imprescindible para avanzar.

Tournament Fighters (1993)

La era dorada de las tortugas llegaba a su fin. De hecho este sería su último juego en una década. Se trataba de un juego de lucha fuertemente influido por el fenómeno que por aquel entonces suponían Street Fighter II, Mortal Kombat, Fatal Fury y demás. No tuvo demasiado tirón, aunque a día de hoy es bastante codiciado por los coleccionistas, tanto en MegaDrive como en SNES.

 

 

Teenage Mutant Ninja Turtles (2003)

 Basado en la renacida serie de 2003, en esta ocasión el juego tenía un enfoque más cercano al del cómic original (salvando aún un poco las distancias, claro). Pero el argumento sí seguía esa línea más adulta, e incluso daba más protagonismo a personajes secundarios como Casey Jones. Fue multiplataforma y tuvo secuelas.

Mutant Melee (2005)

El segundo intento de los personajes en tener su propio juego de lucha, aunque en este caso con un estilo más similar al de Super Smash Bros. El resultado, en cualquier caso, fue un lanzamiento bastante pobre, en el que había poco que destacar, pese a ofrecer algunos modos distintos y minijuegos.

TMNT (2007)

Otro juego de acción, solo que ahora inspirado en la última aventura animada protagonizada por el cuarteto (y estrenada en cines). Aunque no será un juego brillante, sí se podía rescatar algunos aspectos de él, como los gráficos, el doblaje o lo entretenidos que resultaban algunos niveles. Vio la luz en las máquinas de ciento veintiocho bits.

Hasta aquí nuestro repaso a los juegos de estas leyendas verdes y con caparazón. ¿Qué tal le sentará el cambio de manos a la saga ahora que Activision tomará el relevo de Konami? No lo sabemos, lo único que deseamos es que estén a la altura de los mayores clásicos de la franquicia. Por soñar que no quede… 

Publicaciones relacionadas

Cerrar