Reportaje: Los protagonistas de 2012

No vamos a negar que los juegos son la piedra de toque de este ámbito en el que nos movemos, pero no solo los títulos, tráilers y demos son los que acaparan nuestra atención. Tras ellos se encuentran personas, auténticos nombres propios de esta industria que también han tenido sus momentos a lo largo del pasado año. Os invitamos a repasar cómo fueron los últimos doce meses para algunos de estos protagonistas.

Peter Molyneux

El pasado 2012 ha sido un año muy movido para el creador de Fable. Tras muchos años en Lionhead Studios y siendo una de las cabezas visibles en las presentaciones relevantes de Microsoft, Molyneux decía adiós a su compañía casi por sorpresa. Quince años después, en marzo pasado, el desarrollador consideró que hasta aquí había llegado su andadura en los juegos comerciales para buscar otros horizontes en forma de proyectos independientes, con mayor libertad creativa. Y así se formó 22 Cans, el actual estudio del controvertido diseñador.

Pero da lo mismo qué logo aparezca en su tarjeta de visita. El controvertido Molyneux, el rey del hype como lo llaman algunos, genio creador de mundos lo consideran otros, siguió acaparando titulares como solo él sabe hacer. Primero para anunciar el pistoletazo de inicio para el catálogo de 22 Cans con Curiosity, un extraño experimento social, en palabras del diseñador, que llegaría a los móviles con una propuesta muy simple: picar capas y capas y más capas de cubos que conforman a su vez otro cubo aún mayor para revelar sus contenidos a cada nivel, una serie de imágenes que culminarían en algo que, según Molyneux, cambiaría nuestras vidas.

Las nuestras, la verdad, es que no mucho pero la de Molyneux sí que se ha visto un tanto agitada en los últimos meses. El deseo del diseñador de tener 100 millones de jugadores concurrentes se vio truncado por los problemas que experimentaban los servidores del juego, que poco menos que pedían clemencia ante la afluencia imprevista de jugadores, unos problemas que dieron un mal rato al estudio durante bastantes días. Y en medio de todo, el desarrollo de Godus, su segundo proyecto con el que Molyneux prometía volver a sus raíces rescatando la estela de Populous. La tensión acumulada hizo que Molyneux, el desarrollador estrella de los medios, se viniera abajo como un castillo de naipes para que de los restos emergiera Peter, la persona, reconociendo entre lloros que “soy consciente de que he dicho muchas cosas, y ojala no las hubiera dicho”, para luego decir que no creía que le quedase mucho tiempo de vida.

De Xbox a Kickstarter. De niños virtuales a DLCs de 60.000 euros. De personajes personalizables destinados a una búsqueda de gloria y grandes aventuras a picar hexaedros. Peter Molyneux no olvidará nunca este 2012, pero nosotros, para lo bueno y para lo malo, tampoco olvidaremos nunca a Peter Molyneux.

 

 

Shigueru Miyamoto

Proyectos, proyectos, proyectos. Cuando no es Mario es Zelda, y cuando no es Zelda es Pikmin. El hombre fuerte de Nintendo terminaba 2011 precisamente con los ecos de los rumores sobre su marcha de la compañía a la que había hecho grande en el terreno de los videojuegos desde aquel lejano arcade de Donkey Kong. Las aguas no tardaron en volver a su cauce con las declaraciones del diseñador acerca de una nueva IP en la que dijo estar “disfrutando mucho”. A partir de ahí, las compuertas se abrieron y todo un torrente de licencias comenzó a relacionarse con Miyamoto, a veces incluso desde él mismo. F-Zero, un posible remake de A Link to The Past, Super Mario Bros. 4… “Me hubiera gustado crear Angry Birds”, llegó a decir nuestro hombre durante su búsqueda de ideas. Y mientras se decidía por un juego aún tuvo tiempo de registrar una patente para convertir la Nintendo DS en un GPS turístico.

No es de extrañar que Miyamoto llevase ya alguna que otra candidatura para recibir el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Las dos anteriores pincharon en hueso, pero a la tercera iba a ser la vencida. Shigeru Miyamoto se alzó con el premio, visitó nuestro país, se dirigió a los medios generalistas con una humildad y sencillez inesperada por parte de éstos y hasta tuvo tiempo y valor para arrancarse a bailar al ritmo de gaiteros. Y se lo quería perder. Bueno, para ser exactos, no es que quisiera, es que el pobre hombre se quedó encerrado en un lavabo y casi no llega a la entrega del premio en la que seguramente sea su anécdota personal de 2012.

Y así, entre declaraciones sobre lo que Wii U puede y no puede hacer, el futuro de varias franquicias, sus opiniones hacia estudios externos (Retro Studios haciendo un Zelda, una idea interesante hasta para su propio creador), la revelación del auténtico apellido de Mario (spoiler: no tiene) o aparecer en el E3 rodeado de Pikmins, Shigeru Miyamoto cierra ahora el año como lo empezó. Dando vueltas y más vueltas a nuevas ideas, o incluso al rescate de otras antiguas como ciertas funciones de la conectividad entre Game Boy Advance y GameCube que podrían aplicarse en Wii U. Así es Shigeru Miyamoto, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y pensador a tiempo completo.

 

 

Cliff Bleszinski

Cliff Bleszinski ya ha dejado atrás aquellos días en los que se le conocía como Cliffy B., de hecho, por dejar ha dejado atrás hasta la que era su compañía hasta el momento. La noticia saltaba en octubre cuando el hombre tras Gears of War se despedía de Epic Games con destino desconocido. Un shock que pilló a todo el mundo con el paso cambiado y que sirvió para que corriesen ríos de tinta, con el propio hecho del abandono primero y con las cábalas del nuevo destino de Cliff Bleszinski después.

Como si de un Neymar de los videojuegos se tratase, a Bleszinski no tardaron, lógicamente en salirle novias, asociándosele a grandes compañías casi de inmediato. Activision, Electronic Arts, se dice que Ubisoft le envió un móvil con el logo de la empresa… Hasta el propio Cliff ironizó sobre el tema dejando caer que lo mismo acababa en Zynga, vaya usted a saber. O en Disneylandia, que él siempre ha sido un tipo muy familiar. Todo eran risas hasta que se supo que realmente había estado cenando con representantes de Ubisoft. Los franceses iban en serio y estaban dispuestos a llevar el cortejo hasta las últimas consecuencias. ¿Pero les ha correspondido Cliff o les habrá dejado con el corazón partido? El tiempo, y los propios interesados, lo dirán. 

Dónde acabará Bleszinski es todavía, a día de hoy, una incógnita. No, no se va a Disney para trabajar en la licencia Star Wars, eso fue una inocentada que os contamos. Lo que sí se sabe es que el hombre de la Lancer ya tiene un proyecto entre manos, una franquicia que está cocinando a fuego lento y que de momento tiene el nombre en clave de Silverstreak. “Me gustaría trabajar en algo nuevo y fresco”, dijo Bleszinski no hace mucho. Epic, mientras tanto, ya tiene su puesto cubierto. Laura Fryer, profesional con una trayectoria francamente impresionante en 17 años de experiencia, es quien toma las riendas desde ahora. Pero ahora el mundo se pregunta “¿Qué será de Cliffy?”. Lo sabremos este 2013, esperemos.

 

 

Ken Levine

Bioshock Infinite y 2012 han sido términos indisolubles para Ken Levine. El fundador y director creativo de Irrational Games (vestido sobre la imagen de soldado X-COM) ha pasado los doce meses del año refiriéndose a su próximo juego en los medios, y alguna de sus declaraciones ha terminado por traerle más de un quebradero de cabeza. Ken ya comenzaba el año dando un tirón de orejas a algunos fans que únicamente se fijaban en Elizabeth por una razón. O sería más propio decir que por dos. “La gente de Internet pasa más tiempo pensando en los pechos de Elizabeth que yo”, dijo un molesto Levine en su papel de padre protector ante miles de pares de ojos lascivos enfocados hacia el escote de su criatura.

Ken, no obstante, pronto derivó el tema hacia otros derroteros más usuales. “Me ha inspirado el tipo de escenas entre personajes en Uncharted”, reconocía en un halago hacia Naughty Dog y su obra. “Soy el único que conoce el final de Bioshock Infinite”, nos confesaba con un guiño mientras su propio estudio se debatía en el misterio. Más detalles, una fecha de lanzamiento, el posible uso de Move, su guión más nutrido (“Una sola fase tiene más diálogos que toda la primera entrega”, afirmó), y hasta una reflexión acerca del precio y la promoción de los juegos: “Vamos a pedir a los jugadores que se gasten mucho dinero: 60 dólares. Es muchísimo, y es responsabilidad nuestra informarles bien para que tomen la decisión de comprar o no”. En esas estaba Levine cuando comenzó a asomar el tema que iba a salpicar el juego irremediablemente: la política.

“Bioshock Infinite es un reflejo de la situación política actual”, dijo en plena campaña presidencial. Teniendo en cuenta que estamos hablando de una distopía un tanto retorcida la frase tiene mucha miga, pero habría más: “Estados Unidos es como dos países, porque América ha estado bifurcada muchos años.  Bioshock Infinite trata de reflejar la escena actual e histórica, y lo que ocurre en la realidad, cambia la naturaleza de Infinite, como cuando surgieron los movimientos del Partido del Té o el Movimiento de Ocupación”. Un reflejo que les ha granjeado a Ken Levine y a Bioshock Infinite la enemistad de ciertos grupos supremacistas que no se han cortado en lanzar frases como “El judío Ken Levine está haciendo un simulador de matar gente blanca”. A Levine, todo sea dicho, tampoco le cogió muy de sorpresa. “Con Bioshock pasó lo mismo, pero los que se enfadaron fueron los objetivistas”.

Y por si una polémica fuera poco, pronto llegó otra con la traída y llevada portada, que no fue del gusto de todo el mundo, llevando a Levine a hacerla reversible para que cada cual la pusiera a su gusto. Y previamente a ella, también nos quedamos sin modo multijugador. Un año movido, desde luego. El suspiro de alivio de Ken Levine cuando el juego salga a la venta ya está más cercano.

 

 

Gabe Newell

El 2012 vio como Gabe Newell, cofundador y cabeza visible de Valve, era reconocido por la revista Forbes como uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de nada menos que 1.500 millones de dólares, que ya quisiéramos encontrarnos por ahí sueltos en algún bolsillo. Así y todo, Gabe tiene a 853 personas con más dinero por delante de él, ninguno de ellos en la redacción de AlfaBetaJuega. Por desgracia.

Pero el año no lo comenzaba únicamente la confirmación de que Newell es riquísimo. Durante los primeros meses íbamos a vueltas con algo que ha terminado siendo la tónica durante todo el año, la hipotética consola de Valve que un principio decían los rumores que desarrollaría codo a codo con Apple. Newell tuvo que salir a la palestra a desmentir esto y corroborar que no había existido ningún tipo de reunión con Tim Cook, director ejecutivo de Apple. “Me parece un tío inteligente, pero no tengo el placer de conocerle”, zanjó Gabe. Claro, que de la parte de estar haciendo una consola no dijo nada.

Mientras tanto, EA publicaba sus títulos en Origin, una plataforma con las miras puestas de reojo en Steam y de la que Gabe afirmó de forma directa que “Aún les queda mucho trabajo por hacer”. Tan directo y brutalmente tajante como lo fue, ya avanzado el año, respecto a Windows 8, el denostado sistema operativo de Microsoft: “Windows 8 es una catástrofe para todas las personas relacionadas con el PC”. Ahí es nada. Declaraciones que encontraron el apoyo de Blizzard, dejando claro que a ciertos desarrolladores no les hacía ninguna gracia esta nueva versión. Pero, ¿y de que aquella consola de Valve, qué?

Pasaron las semanas y Gabe se retractó un poquito hacia Microsoft diciendo que “esperaba estar equivocado” con Windows 8 pese a echar de regalo la chinita de que el sistema “lo hace todo más complicado de lo que debería”. El 3 de noviembre, Gabe cumplió años y hasta recibió un DLC como regalo, pero un DLC real, un casco por el que tuvo que pagar dos dólares y medio para poder abrir el paquete en el que venía. Muy poético, pero oiga, ¿Valve no estaba haciendo una consola? Newell siguió haciéndose el sueco hacia el tema del hardware, entró en el Salón de la Fama de la Academia de las Ciencias y las Artes Interactivas… y al final tuvo que claudicar cuando vió como uno de sus trabajadores hacía saltar la liebre. Que sí, que Valve estaba desarrollando hardware. De varios tipos, además.

Dispositivos de realidad virtual y la rumoreada Steam Box estaban ya sobre el papel, de modo que en la gala de los pasados premios VGA, Gabe Newell optó por no demorarlo más y reconocer abiertamente sus intenciones de llevar los PCs al salón a través de su propio dispositivo. Por tanto, 2012 ha terminado por ser el año en que Valve ha iniciado, al menos por sus propias declaraciones y a falta de ver productos en firme, su transición hacia el desarrollo físico. ¿Veremos a Gabe con una nueva consola bajo el brazo en el E3 de 2013? Todo es posible.

 

Estos son nuestros cinco protagonistas de 2012, cinco personalidades que por sus respectivas razones han tenido sus momentos a lo largo del año, y de los que seguimos esperando más apariciones, noticias y declaraciones durante este 2013. Nosotros, un año más, os las contaremos aquí, en AlfaBetaJuega. No faltéis a la cita porque nosotros estaremos aquí durante los siguientes doce meses y seguro que tendremos más protagonistas de este calibre. Pero ninguno de ellos se puede comparar a vosotros, los que de verdad hacéis que se mueva este mundillo. Os deseamos que paséis un año excelente. 

Juan Elías Fernández Fabra, colaborador de AlfaBetaJuega

Cerrar