Reportaje: Mansiones encantadas en los videojuegos. ¿Te atreves a entrar?

Pocas cosas hay tan inquietantes como las casas encantadas. Ya sabéis, una tétrica mansión, por lo general estratégicamente construida en lo alto de un acantilado o un bosque, con relámpagos alrededor y esmirriados árboles que se recortan contra ella. Una temática que ha dado mucho juego en el mundo del ocio electrónico. Desde juegos de terror, hasta títulos como el inminente Luigi’s Mansion 2. Aquí van algunos de nuestros preferidos.

Agarrad una linterna y un manojo de llaves, que nos adentramos en la oscuridad.

Haunted House (1982)

Aparecido en los albores de la historia (del videojuego) para Atari 2600, es considerado por los expertos como el primer survival de la historia. Y toda una demostración de originalidad para la época. En el juego manejábamos a un par de ojos (el personaje) y teníamos que recorrer distintos pisos de una mansión encantada recolectando ítems y huyendo de las criaturas que pululaban por ella: arañas, murciélagos y fantasmas. Un clásico. Como siempre, al principio fue Atari.

 

 

Alone in the Dark (1992)

Uno de los primeros títulos en presentar todas las características del survival moderno, además de unos innovadores gráficos poligonales sobre fondos prerrenderizados. Lo desarrolló Infogrames, y estaba fuertemente influido por los libros de H.P. Lovecraft. En realidad es lo más parecido que podemos encontrar en un videojuego a los relatos del autor norteamericano. En el juego teníamos que desvelar los misterios de la impresionante mansión conocida como Derceto. Su cuarta entrega, de treinta y dos bits y creada por Darkworks, también tenía una mansión como telón de fondo.

 

 

La Mansión Encantada  (2004)

Basado en la película de animación de Disney, fue una curiosa aventura de plataformas, con una ambientación muy lograda que ya querrían para ellos algunos juegos de terror. Sin salirse de los tópicos del género, presentaba mecánicas y pruebas bastante ingeniosas. Eso sí, era un lanzamiento claramente pensado para los más pequeños de la casa, por lo que su dificultad era bastante reducida. Y corto.

 

 

Maniac Mansion (1987)

Aventura gráfica clásica donde las haya (y precuela del divertido Day of the Tentacle), nos ponía en la piel de un grupo de jóvenes que tenían que salvar a una chica de las garras de maléfico Dr. Fred. Un típico científico loco que había perdido el Norte tras la caída de un meteorito en las afueras de su mansión. Un programa realmente divertido y con un desarrollo de lo más cuidado, aunque también enrevesado como él solo. Original de PC, tuvo una destacable versión para NES.

 

 

Project Zero (2003)

Un gran survival japonés. En su primera entrega manejábamos a Miku Hinasaki, una joven fotógrafa que iba en busca de su hermano a la mansión Himuro. No tardaría en descubrir que esta estaba encantada. Por suerte podía debilitar a los espectros con su cámara de fotos mágica. No solo esta primera entrega era muy destacable por su ambientación y desarrollo, sino también sus secuelas. El spin-off Spirit Camera, para 3DS, anecdótico.

 

 

The Haunting (1993)

Este juego es algo así como si mezcláramos en un mismo personaje a Beetlejuice y al cantante punk Billy Idol. En él teníamos que ponernos en la piel del fantasma para asustar a los miembros de una familia. Podíamos poseer el mobiliario y llevar a cabo todo tipo de magias. Era rarillo, pero original y divertido cuando se le pillaba el truco. Para MegaDrive.

 

 

House of the Dead (1998)

Aunque no puede definirse exactamente como un juego de fantasmas, ya que los protagonistas son zombis, este clásico arcade de SEGA puede encajar en esta lista. Sobre todo por su ambientación y los tétricos escenarios. Otro gran clásico, que en este caso consistía en tirotear zombis a diestro y siniestro. Ha tenido un montón de secuelas, siendo la segunda quizás la más destacable.

 

 

Ghost House (1986)

Fue uno de los primeros juegos de Master System, la clásica consola de SEGA.  Un típico plataformas con toques de aventura en el que debíamos manejar a un joven vampiro mientras recorría una laberíntica mansión embrujada. Los enemigos eran murciélagos, fantasmas y criaturillas varias. Durante los niveles nuestro cometido era terminar con un clon de Drácula. Algunos años después fue relanzado en Sudamérica cambiado el personaje protagonista por el conocido El Chapulín Colorado. Delirante.

 

 

Resident Evil (1996)

Muy inspirado en las películas de zombis de Serie B y en Alone in the Dark, este clásico de Capcom nació en la época de los primeros treinta y dos bits. A estas alturas no necesita presentación, pero en él teníamos que controlar a miembros del equipo STARS en una misteriosa mansión llena de secretos y horrores. Atención al remake para GameCube, porque era una gozada.

 

 

Luigi’s Mansión (2001)

Primera parte del nuevo juego para 3DS, transformaba al bueno de Luigi en un cazafantasmas de andar por casa. Un juego que intentó sustituir el típico lanzamiento inicial de Mario para una consola. Lo cierto es que, pese a su sencillez, tenía todo el encanto de las buenas producciones de la compañía japonesa.

Enrique Luque, redactor de AlfaBetaJuega

Publicaciones relacionadas

Cerrar