Reportaje: Pasado, presente y futuro de los JRPG

Aprovechamos el próximo lanzamiento del nuevo Ni No Kuni para profundizar en un género tan interesante y querido como criticado por algunos: el de los JRPG (Japanese Rol Playing Game). ¿Nos acompañas?

La polémica no es nueva. Hace muchos años que se viene hablando de los mismo: ¿están los videojuegos de rol japoneses (JRPG) sentenciados? ¿Pueden considerarse estos realmente como un género potente dentro de la industria? ¿Son títulos más pensados para usuarios orientales que occidentales?

Estas preguntas las llevamos escuchando bastante tiempo y, como suele ocurrir, no siempre es fácil responderlas. Lo que es indudable es que, en los últimos años, la cantidad y calidad de juegos de rol típicamente japoneses ha disminuido. Los vemos, como sucede con el esperado Ni No Kuni, pero no tanto como antes.

¿Significa eso que el género está, como algunos críticos aseguran, en decadencia? Defender algo así sería arriesgado, casi de la misma manera que también lo sería diagnosticar que la industria desarrolladora japonesa, en su totalidad, tampoco pasa por un buen momento. Algo de razón hay en estas afirmaciones, pero solo algo.

Esta polémica no se produce solo en Occidente. Al contrario, desde el propio Japón son muchas las voces que critican abiertamente el rumbo y el estado de los JRPG. Algunas voces tan importantes como la de Hironobu Sakaguchi, el padre de la mítica saga Final Fantasy. Según sus propias palabras “se está pagando el haber utilizado demasiado los mismos patrones y convencionalismos”.

Un pensamiento que también otros profesionales han compartido. Es el caso de Greg Zeschuck, de Bioware. “los JRPG han caído por su evidente falta de progresión”, aseguraba hace no mucho el creativo. ¿Hasta qué punto tienen razón ambos?

 

¿Un mal común?

La realidad es que existen paradojas en este asunto. La más importante de ellas, el enorme legado que los videojuegos de rol japoneses nos han dejado a lo largo de la historia. De hecho, cada vez que alguien, profesional o aficionado, se aventura en confeccionar una lista con “los mejores videojuegos de la historia” raro es no encontrar un Final Fantasy VII, Chrono Trigger o Dragon Quest en ella. Sin importar la nacionalidad del crítico en cuestión.

Para muchos, la situación de los JRPG no difiere demasiado de lo que pasa en la industria japonesa en general. Está claro que los últimos Final Fantasy no son como los antiguos, ¿pero acaso sí lo son los nuevos Resident Evil? ¿No son muchas las compañías, como Capcom o Konami, que están pidiendo ayuda a estudios occidentales para renovar su creatividad?

Al final, como siempre, son los juegos los que tienen la última palabra. Nosotros, por nuestra parte, estamos deseando probar en profundidad la última gran esperanza del juego de rol japonés: Ni No Kuni. Un título del que ya hemos hablado largo y tendido en AlfaBetaJuega y que llega abalado por dos nombres imprescindibles: Level 5 y Studio Ghibli. ¿Ayudará esta aventura finalmente a zanjar la polémica sobre el tema?

El nacimiento de un género

No lo sabemos. Pero lo que sí está claro es que muy difícil entender este sector sin prestar una importancia mayúscula a los juegos de rol japoneses. Y qué mejor oportunidad que esta para hacer un repaso general de cómo nacieron. Para ello hemos de remontarnos nuevamente a los años ochenta, cuando juegos como Última marcaron el pistoletazo de salida en PC.

Pero fue en 1986 cuando el género se definiría tal y como lo conocemos, y casi siempre popularizado en consolas. No sería otra saga que Dragon Quest la encargada de hacerlo. Al contrario de lo que muchos piensan, fue la serie de Enix quien marcara las bases que después seguirían otros tantos títulos de renombre. De la mano del ilustrador Akira Toriyama y el diseñador Yuji Horii se presentó un juego de corte épico, lleno de sentido del humor y con una gran influencia medieval (mazmorras, pueblos, reyes y castillos incluidos).

Pero si Dragon Quest fue un éxito, no lo fue menos Final Fantasy. Ambos vieron la luz en NES, y fue este último quien terminara de introducir todas las características básicas del género. Curiosamente, ni la propia Square tenía demasiada confianza en el proyecto antes de que este se lanzara, pero el talento de un joven equipo capitaneado por Hironobu Sakaguchi crearía un auténtico bombazo. Sí, el mismo Sakaguchi que ahora arremete contra la aletargada industria nipona.

 

 

Por último sería SEGA quien cerraría la que puede ser considerada como la “triada inicial” de los juegos de rol japoneses. Y lo haría con su alternativa a las aventuras de NES, creando un juego para Master System. Hablamos de Phantasy Star. Un juego de gran importancia que, si bien no influyó tanto como los dos anteriores, sí marcó pautas imprescindibles, como personajes muy profundos o diseños de escenarios realmente complejos.

Estábamos aún a finales de los años ochenta, y, sorprendentemente, los cimientos de los JRPG ya estaban completamente definidos. Tanto, que incluso a día de hoy se han continuado manteniendo con solo leves cambios o evoluciones. ¿Y qué cimientos son eso?

1. Un argumento profundo, generalmente protagonizado por un grupo de héroes jóvenes que han de salvar el mundo.

2. Un desarrollo progresivo que nos permite subir de nivel pero que, a diferencia de los juegos de rol occidentales, no acostumbra a permitirnos definir en profundidad qué atributos queremos aumentar. Para mejorar a los personajes hay que derrotar enemigos, principalmente.

3. También los argumentos, ya sean de corte épico, espacial o, en contadas ocasiones, urbanos, presentan historias cerradas y mayormente lineales, muy diferentes también a los de juegos occidentales. En los títulos japoneses el guión es más importante que el desarrollo, y no al contrario.

4. Los combates ya eran, y siguen siendo, la salsa del juego. Generalmente se han venido llevando a cabo por turnos, si bien es cierto que, poco a poco, también hemos encontrado títulos donde predomina la acción o incluso con un marcado estilo estratégico-táctico.

Hasta aquí nuestro repaso a uno de los géneros más importantes y a la vez más polémicos de la historia de los videojuegos. ¿Qué opináis vosotros al respecto? ¿Hay futuro para los JRPG? ¿Han marcado un antes y un después estos lanzamientos? ¿Cuáles son vuestros preferidos?

Enrique Luque de Gregorio, redactor de AlfaBetaJuega

Cerrar