Reportaje: Sly Raccoon, repasamos la saga del mapache de Sony

Tras un cierto tiempo desaparecido, el mapache Sly Cooper está de nuevo de máxima actualidad en el mundo de los videojuegos. Hace no mucho daba el salto a PlayStation 3 con un recopilatorio en alta definición, y ahora ha vuelto a la consola de Sony (y a PS Vita) con una nueva aventura, Ladrones en el Tiempo.

Por ese motivo en AlfaBetaJuega hemos decidido hacer un repaso a esta saga clásica de las plataformas, recordándola desde sus inicios en PlayStation 2. ¿Te apuntas?

Sly Raccoon

Como suele ocurrir, la primera parte de una saga suele ser la que asienta sus pilares y viene a demostrar si la cosa funciona o no. Y la serie de Sucker Punch no fue ninguna excepción. En este juego conocíamos a Sly y sus amigos (la tortuga Bently y el hipopótamo Murray).

El juego ya ofrecía plataformas sabiamente aderezadas con sigilo y un desarrollo variado y divertido. Una mezcla de géneros donde tampoco faltaba el sentido del humor ni una ajustada dificultad. ¿El resultado? Un plataformas realmente clásico que ayudó a revitalizar el género en sus momentos más complicados, durante la primera generación de los 128 bits.

En esta ocasión Sly, un célebre ladrón descendiente de un linaje de ladrones, tenía que recuperar su libro familiar, que ha sido robado (vaya ironía). Por su parte los gráficos tipo cell-shading y un acertado doblaje ponían la guinda a un juego que, desde su mismísimo estreno, evidenciaba haber llegado para quedarse. Nadie tuvo dudas de que Sly sería un nuevo referente dentro de las plataformas.

 

 

Sly 2: Ladrones de Guante Blanco

¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas? En este caso sí fue así. El regreso de Sly no solo mantuvo el nivel de calidad de la primera entrega, sino que la superó en muchos aspectos, consagrándose como una saga a tener en cuenta dentro del enorme catálogo de PlayStation 2.

El argumento, tan desenfadado como de costumbre, presentaba a unos nuevos villanos, la banda Klaww, y empezaba justo tras los acontecimientos vistos en el juego original. Pero lo que realmente importaba eran las mejoras. En primer lugar, el no solo poder ponernos en la piel de Sly, sino también de sus dos compañeros, Bently y Murray. El primero para piratear circuitos y cosas por el estilo, y el segundo para usar su fuerza.

Como todos los fans sabrán, esto ya se convirtió en una tradición dentro de la saga. Además, el juego resultaba mucho más variado, abierto y atractivo, ofreciendo al jugador una considerable libertad de acción tipo sandbox, mientras visitábamos distintas ciudades del mundo. Para muchos, no en vano, se trata de la mejor entrega de la saga.

 

 

Sly 3: Honor entre ladrones

En esta tercer parte, Sly tenía que empezar por reunir un nuevo grupo de compañeros para aumentar sus posibilidades. De esta forma recorríamos de nuevo el mundo en busca no solo de Murray, sino también de otros personajes como el Rey Panda, Dimitri o El Gurú, cada uno de ellos con habilidades propias.

El juego en sí seguía la línea de la segunda parte, pero evolucionando en algunos aspectos: había vehículos y multijugador, gracia al cual podíamos jugar algunos de los minijuegos del título con amigos. E incluso el lanzamiento contaba con unas gafas para verse en tres dimensiones, adelantándose así a la fugaz fiebre tridimensional posterior.

Quizás el salto con respecto a la segunda parte no fuera tan pronunciado como antes, pero Sly 3 seguía siendo un gran plataformas, divertido, lleno de sentido del humor y tan profundo como para gustar hasta a los menos puestos en el género. Con él concluía una trilogía importante en su momento. Tanto Sly como sus creadores se habían ganado su lugar dentro de la industria.

 

 

The Sly Collection

Sony aprovechó la longevidad de la generación actual para lanzar recopilaciones de muchos de sus mejores juegos: God of War, Ico, etc. También otras compañías, que relanzaron en alta definición juegos como Prince of Persia o Devil May Cry, resucitando en parte las más destacables aventuras de PlayStation 2. Y Sly no fue una excepción.

Con este título, sus creadores no solo daba otra oportunidad al mapache ladrón, sino que demostraban que la trilogía había sobrevivido bien al paso del tiempo, siendo aún divertida y altamente recomendable. Además, en HD todo lucía bastante mejor, a pesar de los años transcurridos.

Una gran oportunidad de disfrutar de esta saga clásica para quienes aún no se hubiesen acercado a ella.


 

 

Sly Cooper: Ladrones en el Tiempo

Finalmente Sly dio el salto a PlayStation 3 con una aventura pensada íntegramente para ella (bueno, y para Vita, eso sí). El caso es que en esta ocasión el mapache se apartó de sus creadores originales, Sucker Punch, demasiado liados con la saga inFamous. Aunque los chicos de Sanzaru Games, sus sustitutos, supieron cogerle el tino a la saga (además de que ya se habían encargado del recopilatorio anterior).

De esta manera nos encontrábamos con un título muy fiel a los originales, tan divertido y carismático como estos, que además nos llevaba a diferentes épocas históricas, resultando lo suficientemente entretenido como para contentar a los fans del personaje.

Quizás el cambio de manos se notaba en que, lógicamente, Sanzaru no se innovó demasiado, y eso hizo que Ladrones en el Tiempo fuera menos fresco que sus antecesores, sobre todo por un desarrollo algo más predecible y fácil de superar. Pero eso no quita para que aún a estas alturas de generación siendo un juego altamente recomendable para los amantes del género.

Para finalizar, simplemente preguntaros a vosotros. ¿Qué os parece esta conocida saga? ¿Pensáis que está a la altura de otros clásicos de las plataformas? ¿Cuál es vuestro favorito? Como siempre, queremos conocer vuestras opiniones. 

Cerrar