Reportaje: Un paseo por la Historia en los videojuegos

Los videojuegos históricos están de moda. Al menos así lo han demostrado sagas como el exitoso Assassin’s Creed. Pero si nos fijamos, esto no es algo nuevo, y no solo los títulos de estrategia como Civilization nos han permitido disfrutar de un paseo virtual por las distintas épocas de la humanidad.

En realidad muchos han sido los juegos que, generación tras generación, nos han hecho vivir emocionantes aventuras a través del tiempo. Aquí os dejamos un artículo que trata precisamente de eso. Os proponemos un intenso viaje desde el comienzo de la humanidad hasta casi nuestros días. ¡Que lo disfrutéis!

Chuck Rock (Prehistoria)

En 1991 las aventuras de corte plataformero eran el pan nuestro de cada día. Y entre ellas hubo una que logró un cierto renombre en su momento: Chuck Rock. En este juego manejábamos a un troglodita que tenía que superar diferentes niveles para rescatar a su amada. Todo el mundo sabe, además, que en los ochenta y primeros noventa el raptar amores era totalmente frecuente.

En este desenfadado viaje por la era de los dinosaurios nos veíamos las caras con lagartos gigantes, mamuts, monstruos y todo tipo de seres de lo más pintorescos. Más o menos como si de los Picapiedra se tratara.

 

 

Egypt 1156 B.C. Tomb of the Pharaoh (Antiguo Egipto)

Bastantes juegos se han basado en el siempre fascinante Antiguo Egipto para ambientar sus aventuras. Pero quizás el que más fielmente lo hiciera fuera este Egypt, aparecido en el año 2000 para PSOne. Fue desarrollado por unos maestros de las aventuras gráficas de la época, Cryo Interactive, quienes también desarrollaron China, en la misma línea.

En el juego éramos un egipcio de a pie, que tenía que probar ante el faraón la inocencia de su padre en un crimen que, supuestamente, no había cometido. Casi como una novela de Christian Jacq.

 

 

God of War (Antigua Grecia)

La mitología griega siempre ha sido una inspiración creativa. Lo ha sido en la literatura, el cine y, cómo no, también en los videojuegos. Y sería imposible hablar de ella sin hablar de Kratos, el espartano protagonista de la serie God of War. Su feroz venganza se ha convertido en un icono de PlayStation y también en uno de los juegos de acción más importantes de las últimas generaciones.

Aunque no ha sido el único, también han pasado por nuestras consolas otros juegos, desde el clásico The Battle of Olympus hasta el irregular Rise of the Argonauts.

 

 

Prince of Persia (Imperio persa)

Además de fieros enemigos de los griegos, los persas fueron también uno de los imperios más importantes de la Antigüedad. Por eso no es de extrañar que su poderío inspirara a una de las grandes sagas de este sector: Prince of Persia. Un juego que marcó un antes y un después en su momento, y que además volvió a la vida en PlayStation 2 con una gran trilogía moderna.

Quizás en esta generación al Príncipe no le haya ido tan bien como antes, pero aún así sigue teniendo un peso importante dentro de la industria, por poco fidedignas, históricamente hablando, que fueran sus aventuras.

 

 

Shadow of Rome (Imperio romano)

Acción y aventuras se mezclaban en este juego de PlayStation 2 que, aunque nunca llegó a ser demasiado llamativo, sí contaba con un argumento bastante interesante. En él asistíamos a un complot de césares, mientras nos teníamos que ganar la gloria a golpe de espadas.

Sí, más o menos de forma parecida al Gladiator de Ridley Scott. Por supuesto, han existido un montón de títulos de estrategia sobre Roma, como Total War o Age of Empires.

 

 

Assassin’s Creed (Edad Media)

Este título sin duda necesita menos presentación que los anteriores. Desde la primera entrega ambientada en las Cruzadas, la serie ha ido profundizando en diferentes momentos históricos, como el Renacimiento o la mágica Constantinopla otomana.

Curiosamente, los desarrolladores de la saga han puesto un gran interés, tanto a la hora de recrear escenarios clásicos como en presentar personajes que han marcado un antes y un después, como el mismísimo Leonardo Da Vinci o, en la última entrega, Thomas Franklin.

Napoleon: Total War (Francia napoleónica)

Pocos personajes históricos han tenido tanta relevancia como Napoleón Bonaparte. Suponemos que por eso la conocida serie Total War decidió darle todo el protagonismo al emperador francés en una de sus entregas. Concretamente en la lanzada para PC en 2010.

En ella teníamos que emular al ambicioso líder en sus mayores campañas bélicas. Aunque también podíamos luchar en su contra manejando a sus principales enemigos.

 

Red Dead Redemption (Lejano Oeste)

La América de los intrépidos cowboys era irresistible: tipos duros con pistolas en el cinturón, damas en busca de fama y fortuna, diligencias, indios, desiertos… al menos así lo hemos visto siempre en el mundo del cine. También en la literatura se han contado grandes historias de este tipo.

Los videojuegos nunca han querido ser menos. Buenos ejemplos de ellos podrían ser Gun o Call of Juarez. Eso sí, si tuviéramos que hablar de un juego del Lejano Oeste, ese sería, por calidad y cantidad Red Dead Redemption, de Rockstar.

 

 

Medal of Honor (Segunda Guerra Mundial)

Aunque hay algunos juegos menores de la Primera Guerra Mundial, fue la Segunda la que más ha sido explotada en el mundo de los videojuegos. Y mucho. Todo el mundo conoce de sobra juegos como Call of Duty o Battlefield. Pero el primero de ellos, al menos tal y como se conocieron después, fue Medal of Honor.

Este título, aparecido para PSOne en 1999, causó sensación en su momento. Nunca antes habíamos visto un shooter tan realista. Luego sería copiado hasta la saciedad. Pero también la inteligencia artificial de sus enemigos o el diseño de niveles revolucionaron bastante en su momento.

 

 

Singularity (Guerra Fría)

Ya en tiempos más modernos, los videojuegos han seguido abasteciéndose de escenarios más o menos históricos para ponernos a vivir buenas aventuras. Como en Singularity. En este caso teníamos que adentrarnos en la sombra de los soviéticos con motivo de un arma desarrollado durante la Guerra Fría. Por el mismísimo Stalin, nada más y nada menos.

Singularity fue un shooter recomendable, aunque quedara eclipsado en su día por la gran competencia en su género y por su grandísimo parecido con Bioshock. Quizás le faltara algo de originalidad…

Bueno, y así llegamos hasta nuestros días. Como veis, la Historia puede tener muchas lecturas, y sin duda contada de esta forma resultaría mucho más popular en los colegios. Ahora os toca a vosotros decirnos qué épocas históricas despiertan más vuestro interés y qué tipo de juegos os gustaría ver en ellas.

Cerrar