Reseña manga: Ajin (Semihumano), tomo 2

Ajin, por méritos propios, se ha convertido en una de las sorpresas más agradables de las últimas novedades que ha visto la luz por nuestro país. Ya destacamos el primer tomo en este artículo y ahora pasamos a comentar su segundo número que ha sido editado recientemente en España.

En este segundo volumen asistimos a un enmarañamiento bastante interesante de lo que va a dar de sí la historia, teniendo varios elementos y personajes llevando el peso de la trama con intereses y objetivos bien distintos. También vemos como el autor va presentando más a fondo a sus personajes dejándonos muy claro que no te puedes fiar absolutamente de nadie y que está dispuesto a darnos muchos giros de guión con sorpresas muy disfrutables.

Vuelve a destacar el genial dibujo del autor con un ritmo narrativo endiablado, especialmente en una escena concreta dentro de este tomo que nos muestra una acción trepidante contada con mucha maestría y acierto. El estilo de dibujo, especialmente en los diseños de personajes, da la sensación de ir madurando y ser un poco más adulto, más real. Un dibujo magnífico que por momentos nos recuerda a maestros japoneses de la viñeta como son Katsuhiro Otomo y Satoshi Kon en el trazo y en algunas facciones de sus protagonistas, con todo lo bueno que eso puede conllevar.

Gran combinación de elementos como son acción, thriller y hasta un toque que mezcla lo sobrenatural con ligeras gotas de terror “gracias” a esos seres misteriosos, los llamados espectros negros, que van apareciendo en contadas ocasiones pero que cada vez que lo hacen aumenta el nivel de tensión de cada viñeta.

Muy bueno el final del tomo incluyendo un pequeño spin-off de un personaje, Shin’ya Nakamura,  que tiene pinta de ser bastante recurrente a lo largo de la historia y con el que Gamon Sakurai vuelve a mostrarnos una vez más, el excelente narrador que puede llegar a ser.

En conjunto tenemos una serie muy interesante, con una trama que engancha y que por lo visto en los dos primeros tomos va a dar mucho de sí y que además cuenta con un dibujo espectacular que ayuda a narrarla de forma magnífica. Un gran manga que con sólo dos tomos se ha convertido en una de las mejores licencias del último año y uno de los mejores cómics japoneses editados actualmente.

El formato que nos presenta Norma Editorial vuelve a ser en una muy buena y cuidada edición, de tamaño 13×18 cms. aproximadamente, con una calidad de papel e impresión a la altura de la propia serie y una traducción de Marc Bernabé de la misma calidad a la que nos tiene acostumbrados y que contribuye a hacer muy fluida la lectura. Tomo de más de 190 páginas, con un par de ellas a color, en rústica con sobrecubierta a un precio de 8€.

Ponemos punto y final a esta reseña con la portada de este segundo volumen:

Por Miguel A. Aguilar

También puedes escucharle en Freakytown

Publicaciones relacionadas

Cerrar